fbnoscript

Instituto-Provolo

Decenas de chicos y chicas hipoacúsicos fueron abusados durante años por los curas que los tenían a su cuidado.
La mamá de una de las alumnas denuncia que los funcionarios mendocinos les dijeron que los abusos “no eran asunto de ellos”.
Las madres de los chicos abusados denunciaron la complicidad de las autoridades clericales.
La Iglesia Católica se ha convertido en una organización abocada al encubrimiento de la ejecución de uno de los padecimientos más terribles que pueda pesar sobre un niño