fbnoscript
29 de mayo de 2018

Dos muertas por meningitis fulminante en Resistencia

El día domingo, una estudiante de la Escuela 319 del Barrio de La Liguria, de Resistencia, y su madre, fallecieron a causa de un cuadro de meningitis fulminante por meningococo. La pequeña Nayla y su madre, murieron en el transcurso de 24 horas desde la detección de la enfermedad. 

Frente a esta situación, se plantea el problema de si se trata de un brote capaz de generar un contagio masivo. En el barrio, en las escuelas y en toda la comunidad existe una alarma enorme frente a la posibilidad del contagio, que podría tener consecuencias absolutamente fatales. 

Frente a esta situación, el Ministerio de Salud y el de Educación cerraron la Escuela 319, a la que concurría Nayla, aunque sólo un turno. No se permitió el día de duelo en la escuela, con el argumento de que no está contemplado reglamentariamente. En la escuela a la que concurre el hermano de la pequeña se siguió el mismo procedimiento. En el resto de las escuelas del barrio, se dictaron clases normalmente. 

Las clases transcurrieron en medio del dolor y una honda inquietud. Ocurre que numerosos vecinos del barrio concurrieron a darle el pésame a la madre de la niña, cuando todavía no se sabía que había contraído la enfermedad. La niña había concurrido al acto del 25 de mayo de su escuela entrando en contacto con todos sus compañeros. 
El Ministerio recomienda en sus protocolos seguir los calendarios de vacunación. Sin embargo, una parte considerable de los niños no está vacunado, porque la vacuna contra el meningococo es gratuita e integra el calendario de vacunación hace solamente un año. No existe una campaña masiva de vacunación en el barrio. El Ministerio afirma que realizó una intervención preventiva con antibióticos entre quienes estuvieron en contacto con la niña y su madre.

También se recomienda mantener los ambientes aireados y medidas de higiene. Sin embargo, en las escuelas del barrio los pisos se lavan con aserrín y no con lavandina. En numerosas escuelas no hay siquiera jabón en los baños y tampoco (menos) alcohol en gel para higienizarse. La meningitis puso de relieve una gran falencia en cuanto a condiciones de higiene, un caldo de cultivo para la propagación de esta enfermedad y otras. 

Desde un primer momento, el Partido Obrero planteó profundizar las medidas de seguridad para evitar la propagación de la epidemia, comenzando por el cierre preventivo de los establecimientos escolares de la zona y las reparticiones laborales, hasta comprobar que la enfermedad esté controlada. Planteamos la vacunación masiva de la población de niños y adultos. Tomemos en nuestras manos una gran campaña de difusión sobre los síntomas y la prevención de la meningitis.   
 

Compartir

Comentarios