fbnoscript
31 de julio de 2019

Santa Cruz: en qué consiste el agotamiento del kirchnerismo

La superficialidad del informe de Lanata
Por Miguel Del Plá 1°- Candidato a Diputado Provincial por el Frente de Izquierda y de Trabajadores – Unidad

Después de 28 años el régimen kirchnerista está agotado. Prueba de ello es que los aliados a los que recurrió Cristina para sumarle votos a Alicia (Claudio Vidal y Javier Belloni) critican al gobierno, y piden el voto para “superar” el agotamiento K.

Lo que no está tan claro es en qué consiste este “agotamiento” y sus causas de fondo. ¿Es sólo el paso del tiempo? ¿Es por la corrupción? ¿Es porque ha reducido a la miseria social a miles de empleados públicos? ¿Es porque ha profundizado el empleo precario en el propio Estado con cooperativas y monotributistas por doquier? ¿Es finalmente como dicen los candidatos de la oposición, que se agotó el “modelo” del empleo público?

Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda, planteamos que la crisis social de Santa Cruz es el resultado de la entrega y privatización llevada adelante por el kirchnerismo desde 1991. Los Kirchner han sido quienes privatizaron el Banco Provincia (reforma constitucional mediante), los Kirchner privatizaron YPF junto a Menem y luego renovaron todos los contratos con las petroleras varios años después. Firmaron todas las concesiones mineras a los monopolios. Firmaron todos los permisos de pesca. Para afirmar este sistema de entrega reprimieron con policías o con patotas y persiguieron a los que luchan con sus jueces adictos.

En definitiva, desde su gobierno de varias décadas fueron comisionistas secundarios de todos estas corporaciones, que se “la llevaron en pala”, mientras el gobierno se entretenía con los negociados de la obra pública. La industria no llegó y la infraestructura se quedó a mitad de camino, la población en masa ha reducido su nivel y su calidad de vida mientras las multinacionales siguieron exportando la riqueza de nuestro suelo y de nuestro mar.

Este es el agotamiento real, la incapacidad para que la explotación de los recursos naturales derive en un desarrollo económico en favor de las mayorías populares. El mal llamado “modelo del empleo público” es la consecuencia de esta crisis capitalista y no la causa que explica la crisis (cabe recordar que a fines de los 80 Néstor y CFK denunciaban el “modelo de empleo público” y se candidateaban para erradicarlo como sus actuales opositores).

Como el asunto termina siendo parte de la crisis capitalista, ni Jorge Lanata (cuyo programa, Periodismo para Todos, emitió un informe sobre la situación de la provincia el domingo), ni Eduardo Costa (candidato a gobernador de Nueva Santa Cruz) se meten con el verdadero núcleo del problema. Es que esta llamada “oposición” es tanto o más privatizadora que los propios K.

La única alternativa política que plantea con claridad otra salida es la izquierda, que organiza y promueve la movilización popular como la principal arma de transformación para salir de la miseria.

El Frente de Izquierda – Unidad propone impuestos de emergencia y a su turno la estatización de las concesiones mineras, petroleras, pesqueras y del Banco Provincia (bajo gestión de los propios trabajadores) de modo de realizar un gran fondo de desarrollo provincial sobre la base de las ganancias obtenidas de esas explotaciones.

Solo así podremos asegurar salud, educación, salarios y jubilaciones dignas para todos.

Por el contrario, los partidos del poder, ya sean kirchneristas o macristas, se preparan para profundizar el ajuste contra el pueblo con más devaluaciones y carestía, con reformas laborales y jubilatorias (incluida la armonización de nuestra Caja Provincial) para arrebatar los derechos adquiridos del pueblo trabajador.

Alertamos sobre lo que se viene y llamamos a organizar la lucha en defensa de todos los derechos que están en riesgo. Para eso hay que votar a la izquierda, para defender cada derecho y colocar diputados que se inscriban en esa misma lucha que va a ser inevitable. Empecemos por prohibir los despidos, terminar con la precarización laboral y establecer un salario mínimo que cubra la canasta familiar.

En esta nota:

Compartir

Comentarios