fbnoscript
2 de julio de 2018

Neuquén: ofensiva anti-sindical y ajustadora del intendente Quiroga

Hay que organizar la respuesta obrera

En el día de hoy, se ha hecho pública la tentativa del intendente neuquino Horacio Quiroga de reimpulsar una causa penal contra las 33 trabajadoras municipales despedidas en 2017. Oportunamente, las trabajadoras, luego de meses de acampe, ocuparon el palacio municipal reclamando su reincorporación. 

La renovada ofensiva de Quiroga contra las trabajadoras, tiene lugar luego de que el fiscal Pablo Vignaroli (¡el mismo que mandó a desalojar a los obreros madereros de MAM!) considerara que la acción sindical de las trabajadoras no representó ningún delito. El intento de criminalizar a las trabajadoras pretende ser una medida aleccionadora, pues se produce en el mismo momento en el que se están consumando más de un centenar de nuevos despidos en el municipio, encubiertos bajo la modalidad de ‘finalización de contrato’.

Esta ofensiva empalma, a su vez, con el proyecto de ordenanza que presentó Cambiemos en el Concejo Deliberante, para regimentar las movilizaciones callejeras; con el apriete a los trabajadores municipales para que se desafilien de Sitramune; y con las acciones penales contra tres miembros de la directiva del Sindicato. Quiroga revela, de esta manera, su orientación fachistoide, pretendiendo quebrar la organización sindical para poder avanzar en un brutal ajuste contra los trabajadores. 

Además de los despidos de contratados, dentro del paquete ajustador de Quiroga contra los municipales hay que anotar la ofensiva antijubilatoria y el recorte de horas extras. Esto último golpea fuertemente al personal municipal, que contó con un aumento paritario, en enero, de apenas un 16%, contra una inflación que se proyecta en el 32% según lo admitió el propio FMI.  

Esta ofensiva general del gobierno de Quiroga contra los salarios, las jubilaciones, la estabilidad laboral y el derecho a la organización sindical, le plantea a los trabajadores municipales la necesidad de organizar una respuesta a la altura de las circunstancias.

En forma inmediata, es necesario responder con una medida de fuerza rechazando los despidos en curso y el reimpulso de la causa penal contra las compañeras despedidas en 2017, y reclamar la reincorporación. Con asambleas por sector y una asamblea general, es necesario diseñar un plan de lucha por la reapertura de la mesa salarial, para reclamar una recomposición en forma urgente y el doble aguinaldo, y por la aprobación inmediata de la ordenanza en defensa de las jubilaciones, que será tratada en el recinto el próximo 26 de julio. 

El camino lo han mostrado los docentes neuquinos, que con una huelga general, con ocupaciones de edificios y cortes de ruta durante 43 días, han logrado quebrar el ajuste salarial del gobierno provincial.
 

Compartir

Comentarios