fbnoscript
1 de abril de 2019

Intento de remate de Cerámica Neuquén, bajo gestión cooperativa

Con la crisis del 2001 se produjo el lock out patronal en Zanón, al que le siguieron los lock out patronales en Cerámica del Valle y Cerámica Stefani con la crisis del 2008/2009. Los obreros de las tres, en gestas históricas de lucha, transformaron su causa por mantener las fábricas bajo gestión obrera, que tomó la forma de gestión cooperativa, en verdaderas causas populares.

Un poco más tarde, en 2014, el lock out patronal se produjo en Cerámica Neuquén. La experiencia anterior motivó a sus obreros a ocupar la fábrica y también ponerla a producir bajo gestión cooperativa.

El ejemplo encontró eco cuando la patronal de la maderera MAM trató de cerrar la fábrica y sus obreros la ocuparon. Durante la ocupación de la maderera los obreros ceramistas jugaron un papel clave con su apoyo, y estuvieron al pie del cañón el día que mediante una represión el gobierno logró desocupar MAM.

Son la vanguardia del movimiento obrero neuquino, y expresión de una vasta experiencia de lucha clasista.

Pero las patronales y el Estado también han sacado sus experiencias de todo este proceso.

Obreros contra obreros. Una estrategia patronal

La Cerámica Neuquén desde la fuga de sus dueños, está bajo dos procesos judiciales. Por un lado en el fuero civil lo que tiene que ver con el proceso de quiebra, pero en un fuero laboral un grupo de ex-trabajadores que no se sumaron a la gestión cooperativa, iniciaron un juicio para cobrar sus indemnizaciones al considerarse despedidos por la patronal.

El remate que se intenta proviene de este juzgado laboral. Bajo la fachada de un reclamo real y justo (el cobro de indemnizaciones por despido), se utiliza el mismo como punta de lanza para el desalojo. Estamos ante una maniobra conjunta del Poder Judicial como un todo, y el Poder Ejecutivo provincial y la patronal.

Mientras el fuero civil demora por años la quiebra (la cual subsumiría en el juzgado civil la causa del laboral y por lo tanto se diluiría el remate), se deja avanzar esta vía. Por su parte el Estado se niega a pedir la quiebra a pesar que la patronal tiene deudas millonarias por impuestos y créditos no pagados.

Detrás de los obreros que reclaman ser indemnizados, está todo el operativo de la patronal y el Estado. De modo que presentan a la maniobra como un “acto de justicia”, y no como una ofensiva patronal sin tapujos.

Con esto pretenden que la población y el resto del movimiento obrero, que en los casos de Zanón y Stefani jugaron papeles claves en los intentos de desalojo promovidos por el patrón, deslegitimen a la cooperativa obrera, la ocupación de la fábrica y el sostén de los puestos de trabajo.

Masiva Multisectorial en apoyo a los ceramistas

El jueves pasado se realizó una reunión multisectorial donde se informó de las medidas de lucha votadas en la asamblea de fábrica (volanteadas a la comunidad en ferias del domingo y rutas el día lunes y movilización el miércoles 3 de abril).

En la reunión se tomó una decisión crucial, volcada en la conferencia de prensa del día siguiente, de coordinar con sindicatos y centrales la convocatoria a paro y concentración en las puertas de la cerámica el día que el martillero se presente a inventariar los bienes para el remate.

Es el método con que se defendió en Zanón tantas veces ante los intentos de desalojo y represión. Porque está claro que el ingreso del martillero es el primer paso hacia el desalojo.

Nuestro partido que viene participando junto a los obreros ceramistas en diversas actividades, incluida la movilización del 14F en el marco de la convocatoria Plenario Sindical Combativo, llevó a la Multisectorial diversas propuestas como una audiencia en el Congreso Nacional a través de la diputada Romina Del Plá, un festival con Las Manos de Filippi y otras actividades.

Transformar nuevamente la lucha de los ceramistas todos en una causa popular, defender a la vanguardia obrera de la zona, es una tarea estratégica y revolucionaria de primer orden.

En esta nota:

Compartir

Comentarios