fbnoscript
10 de mayo de 2019

Neuquén: Patricia Jure presenta proyecto de comités obreros de seguridad e higiene en las locaciones petroleras

Por Norberto E. Calducci
Murieron ocho obreros en los últimos 15 meses.

En una Neuquén conmocionada por la seguidilla de muertes obreras en los yacimientos petroleros, la diputada electa Patricia Jure (Partido Obrero-Frente de Izquierda) presentó esta mañana en la Legislatura provincial un Proyecto de ley para la creación obligatoria de Comités Obreros de Seguridad e Higiene.

La presentación fue acompañada con una conferencia de prensa, en la que Jure señaló que “las ocho muertes de obreros petroleros en un corto lapso de tiempo son verdaderos homicidios laborales, consecuencia directa de la flexibilización de las condiciones de trabajo impuesta por la adenda al Convenio Colectivo de Trabajo” (firmada en 2017 por la gremial petrolera de la región, dirigida por Guillermo Pereyra, un socio de las empresas).

En este cuadro, marcó la diputada, “la creación de los Comités Obreros de Seguridad e Higiene son la respuesta adecuada para limitar los abusos patronales dentro de los yacimientos, toda vez que, como el Proyecto lo estipula, tienen la capacidad de paralizar las tareas cuando no existan las condiciones de trabajo seguras”.

Guillermo Pereyra y el MPN en el banquillo

El Proyecto empalma con un estado deliberativo entre los obreros del sector y de gran presión sobre las responsabilidades del sindicato por la firma de la adenda.

Ante las dos muertes recientes en Fortín de Piedra, Pereyra salió a decir que por el lugar del accidente “no se puede transitar” (LMN 8/5/2019), culpabilizando de este modo a los dos trabajadores que murieron. Luego, ante la indignación obrera, se vio obligado a “autocriticarse”, pero es claro que el sindicato no solo ha abandonado totalmente el reclamo por condiciones seguras de trabajo, sino que ha sido un factor clave en su flexibilización.

Por el contrario, Jure calificó tales muertes como “homicidios laborales”. Han surgido pruebas de la modificación de la escena por parte de la empresa Tecpetrol, para hacer recaer la responsabilidad de lo ocurrido en las propias víctimas. Y vale señalar que el personal de seguridad de la patronal bloqueó el acceso al yacimiento ni bien conocida la noticia de las muertes. Las declaraciones de los familiares de las víctimas son elocuentes en este mismo sentido, y hay registros fotográficos de la colocación de una baranda improvisada en el lugar del hecho.

El lugar del siniestro era sumamente peligroso por sus emanaciones de gases tóxicos (causa de la muerte de ambos obreros). Se trata de una planta inagurada hace pocos meses con la visita del presidente Macri y Paolo Rocca (el dueño de Techint) -y donde se habrían invertido, dicen, unos U$S 1.400 millones a la fecha.

La complicidad estatal

El Proyecto que presenta Patricia Jure también grafica esta situación de “vista gorda” y complicidad del gobierno, cuando denuncia que en la Legislatura los bloques del MPN y Cambiemos votaron en agosto pasado la ley Nº 3.141, de adhesión a la ley nacional Nº 27.348 –que permite a las patronales evadirse de sus responsabilidades en los siniestros laborales, y bloquea a los trabajadores la demanda de resarcimientos. La propia diputada informante de la ley provincial recalcó en esa oportunidad que los oficialismos la impulsaban “a pedido de varias cámaras empresarias”.

A partir de esa adhesión, el Ministerio de Trabajo de Neuquén recibió de la Nación más de $ 2.500.000 para realizar 1.200 inspecciones en el año en curso –algo que claramente no ocurre, como salta a la vista con estos casos.

La complicidad llega al cinismo cuando en un encuentro entre la Superintendencia de Riesgos de Trabajo y el Ministerio de Trabajo provincial, para “acordar acciones concretas”, festejaron, no la baja de los accidentes, sino la baja de la litigiosidad por accidentes y la rebaja de la alícuota empresaria.

Los gobiernos, las patronales y la conducción del sindicato están “hasta las manos” en estos verdaderos “homicidios laborales”.

En un marco de mucha represión interna y un régimen despótico patronal en los lugares de trabajo, los obreros petroleros deben ir encontrando la forma, en asambleas por lugar, de poner en el tapete los Comités Obreros de Seguridad e Higiene y el pase del diagrama laboral de 2x1 al 1x1.

 

 

Compartir

Comentarios