14/10/2021

El conflicto del agua en San Juan

Agua para el pueblo, no para las mineras.

Cada día emerge una nueva arista sobre la escasez de agua en la provincia de San Juan. Carlos Quinteros, presidente del club capitalino Unión Vecinal de Trinidad (UVT), indicó a diario de Cuyo que “la crisis hídrica nos empieza a golpear, al punto que es muy incierto el panorama para la temporada de pileta”. Es que, por la sequía, se están secando los pozos y Quinteros plantea a Diario de Cuyo trabajar en las perforaciones, para lo cual debe conseguir los permisos de Hidráulica y afrontar elevados costos.

Esta noticia se suma a la falta de agua potable e incorrecta e insuficiente prestación del servicio en numerosas localidades de la provincia. Prueba de ello son los reiterados reclamos que las familias más vulnerables hacen a las autoridades de OSSE (Obras Sanitarias SE) y al Ejecutivo provincial, utilizando el método de lucha de la clase trabajadora, cortes de calle y movilizaciones.

Si revisamos las crónicas de los diarios de los últimos tres años, 2018 y 2021 encontraron a los pobladores de las localidades de Mogna (Departamento Jáchal) y Marayes (Departamento Caucete) en las calles pidiendo agua potable para sus hogares; en diciembre del 2019 cortes de calle a la altura de la rotonda de ingreso al Departamento Caucete por el mismo tema; enero del 2021 San José de Jáchal reclama por contaminación del agua del río Jáchal con mercurio, por parte de la minera Veladero y falta de suministro; en agosto del 2021, en la localidad de Marquesado (Departamento Rivadavia) reclamo por falta de suministro y de presión de agua; en septiembre del 2021, en Cañada Honda, corte de calle en departamento Sarmiento por falta de suministro y en Niquivil (Jachal) por falta de saneamiento.

Como frutilla del postre, el 12 de octubre del 2021 los vecinos del Barrio Enfermera Medina de Caucete cortaron la calle reclamando la ejecución de un convenio de cooperación, firmado por la intendenta uñaquista y el presidente de OSSE en el año 2019, para la urbanización del barrio y la conexión del servicio de agua potable (Diario la provincia SJ, 30/7). Aún esperan.

No extrañan estas noticias en tiempos de crisis hídrica: el ingeniero Oscar Dolling, director de programa de Gestión Integral de Cuencas Hidrográficas de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ), indicó en medios periodísticos que se espera un valor de 433 hectómetros cúbicos de agua, como más probable, para el volumen anual de escurrimiento del río San Juan para el ciclo 2021/22, es decir, un tercio del volumen que escurre en años buenos.

Lo que sí extraña es la falta de reacción del gobierno provincial ante una crisis hídrica que se remonta a más de 10 años y que se hace evidente ante cada reclamo de los sanjuaninos: los productores agrícolas perderán la mitad de sus cosechas o en el mejor de los casos decidirán sembrar menos del 50% de la superficie apta para el cultivo.

El gobierno no solo culpabiliza a la población por la falta del recurso agua, apunta a los productores agrícolas que consumirían el 90% del agua y a los pobladores que derrochan agua y consumirían más de lo que indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), sino que amenaza además con cortar el riego al arbolado público, y sigue apostando a la megaminería, que consume millones de litros de agua y destruye los glaciares.

Lo cierto es que a las fincas de los productores agrícolas llega poca agua, ya que se pierde por infiltración en los canales de las tres zonas de riego que administra y “mantiene” el Departamento de Hidráulica, de los cuales solamente el 60%, en promedio, son impermeabilizados, perdiéndose el agua por infiltración en el resto de los canales que son de tierra y en las tomas precarias sobre los ríos o aguas de vertientes, en especial en los departamentos de Jáchal, Iglesia y Valle Fértil.

En referencia al agua potable que consume la población, 56.499 sanjuaninos no cuentan con el acceso a red de agua potable, y en los departamentos alejados y periferia del gran San Juan el consumo de agua es nulo o está por debajo de los 230 litros/persona/día recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a la desigualdad en la distribución y deficiente prestación del servicio por parte de OSSE.

El gobierno de las corporaciones mineras responde con la mayor licitación, después de dos años, para explotar áreas mineras en las nacientes de los ríos, cuatro en Iglesia y cinco en Calingasta. “Es la primera vez que el organismo hace un llamado por nueve áreas, el más numeroso hasta ahora” (Diario de Cuyo, 1/1). E irresponsablemente apuesta a la sobreexplotación de los acuíferos subterráneos como toda solución a la crisis hídrica, sin un verdadero plan de gestión conjunta de las aguas superficiales y subterráneas y conservación y preservación de las fuentes de agua; glaciares, ambiente periglaciar, vegas.

Luchemos por una verdadera alternativa socialista contra la depredación del ambiente. Por el cuidado de nuestros glaciares y un manejo equitativo del agua. Organicémonos en comités de cuencas en que estén representados pobladores, asambleístas y productores, con presupuesto propio y autónomos de los gobiernos patronales. Acompañemos a los productores jachalleros al tractorazo en defensa del agua el día jueves 14 de octubre a las 9:30 hs en la rotonda de la ruta 150.

En noviembre votá por una salida de los trabajadores y contra el ajuste. Votá al Frente de Izquierda de los Trabajadores Unidad.

En esta nota

También te puede interesar:

Entrevista a Juan Godoy, asambleísta por el medio ambiente.
Décadas de desinversión y atropellos a la población.
En las próximas 24 horas irán, de no haber respuestas, a otro corte.
El gobierno vuelve con promesas de campaña, pero el agua sigue siendo para las mineras..