24/07/2008 | 1047

La contaminación en Tigre

La contaminación ambiental en Tigre avanza a pasos agigantados. Los arroyos (Las Tunas, Basualdo, El Claro) están colapsados y son irrecuperables, debido a décadas de recibir residuos industriales sin tratar y a la falta de cloacas en el conjunto del distrito (más del 90% de los tigrenses no disponemos del servicio). La cuenca del río Reconquista es, según un dato reciente, la tercera más contaminada del mundo.

Durante veinte años, Ricardo Ubieto no hizo nada para solucionar esta situación. Más bien, fue cómplice de la polución.

La campaña electoral del hoy intendente Massa se centró en una demagógica promesa de «cloacas para todos», pero no se refirió en ningún momento a la contaminación industrial de los cursos de agua.

Transcurridos los primeros cien días de Massa, la situación es la siguiente:

1. La implementación de la extensión de la red de agua corriente está parada; las napas freáticas están contaminadas.

2. La construcción de la planta potabilizadora en Dique Luján no avanzó.

3. A pesar de que existe un proyecto de ordenanza que obliga a las empresas a tratar los desechos industriales nunca fue tratado.

El Concejo Deliberante aprobó una ordenanza (la 165/08) que fija para todo un sector del centro de Tigre la posibilidad de construir hasta 12 metros de altura, cuando todos los estudios de impacto ambiental realizados hasta el momento aconsejan no exceder los nueve metros para evitar el colapso de los servicios públicos.

Los vecinos de Tigre se han organizado en distintas asambleas de defensa del medio ambiente («del Delta y Río de La Plata», «Urbano Ambiental» y otros) es hora de que una gran asamblea popular tome en sus manos la problemática ambiental tigrense, una de las más críticas de la provincia de Buenos Aires y se pronuncie por un programa y plan de lucha por:

1. Agua potable y cloacas para todo Tigre.

2. Construcción de la planta potabilizadora.

3. Entubamiento del arroyo Las Tunas.

4. Derogación de la ordenanza 165/08. Que ninguna construcción pase los nueve metros.

5. Que todas las empresas dispongan, en un máximo de 90 días, de plantas purificadoras propias.

6. Control urbano ambiental por parte de los trabajadores de Tigre, únicos interesados en solucionar los problemas ambientales en nuestro distrito.