09/04/2021
Escándalo

Larreta extiende la concesión privada de Costanera Norte

Prorroga la entrega de Costa Salguero, luego de que miles de vecinos rechazaran la venta del último acceso al Río de la Plata

El gobierno porteño prorrogó el contrato de concesión de Costa Salguero a la firma Telemetrix S.A., que vencía el próximo el 30 de abril, hasta el 31 de julio de 2021 una parte del espacio y hasta el 31 de diciembre de 2021 la otra. Lo hizo a través de la resolución Nº3/SSABI/21, publicada el viernes 9 de abril en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires. Perpetúa así la concesión privada de la Costanera Norte tras 30 años de entrega.

Esto aceleró el proceso iniciado en 2017, con la votación del Distrito Joven en la Legislatura con los votos del PJ porteño y del macrismo. En ese proyecto macro se encuadra la privatización del predio de Costa Salguero, que fue aprobada en una primera lectura y provocó un repudio generalizado, que decantó en movilizaciones y una participación histórica en la audiencia pública realizada de manera virtual durante el último verano.

Las terribles consecuencias de entregar a la especulación inmobiliaria el único acceso al Río de la Plata que queda en la Ciudad fueron largamente desarrolladas en Prensa Obrera. La construcción de torres de lujo de gran altura y con un precio estimado de 9.000 dólares el metro cuadrado no solo tendría un fuerte impacto ambiental negativo en la ciudad, sino que además reforzaría el encarecimiento de la vivienda y la expulsión de las familias trabajadoras hacia la periferia.

La resolución establece que “ante las dimensiones y particularidades de dicho inmueble, existiendo una alta posibilidad de que pudieran ocurrir intrusiones y actos de vandalismo, se deberá contar con el presupuesto Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires necesario para afrontar los costos de custodia y mantenimiento hasta tanto se produzca la efectiva disposición y posterior toma de posesión por el eventual adquirente”. Es decir, Larreta se compromete a actuar de gendarme de los negocios privados, mientras profundiza la crisis habitacional.

De hecho, las construcciones de lujo representan un espejismo ante la real situación habitacional y social de CABA. Casi 400.000 personas no tienen para comer y más de un millón perciben ingresos por debajo de la línea de pobreza. En las villas de la Ciudad no hay agua potable, y el gobierno no entrega alimentos a los comedores. El cuadro de miseria generalizada se agrava con los tarifazos a los servicios básicos y el transporte. Miles de familias viven en la calle, como sacó a la luz el reciente caso de M.

Esta prórroga es en realidad el plan B de Larreta, ya que el destino original de estas tierras era la venta una vez termine la concesión. Busca ganar tiempo en un año electoral, y postergar el tratamiento de la segunda lectura de la entrega de la Costanera Norte por el costo político que podría pagar. Esto, como consecuencia de la organización de miles de activistas y vecinos que rechazaron la privatización del predio en la audiencia pública, en agitaciones virtuales, presenciales y movilizaciones. Ese el camino que debemos continuar para frenar la entrega de tierras públicas, que en los últimos años superó las 400 hectáreas, y avanzar en la recuperación del acceso al Río con un parque verde público en esas tierras.