Ambiente

11/12/2008

|
1067

¿Quién gobierna?

La ley de Protección de Glaciares fue votada por unanimidad el 22 de Octubre pasado y fue vetada en su totalidad por un decreto presidencial que deja a las masas de hielo de todo el territorio (reservorios de agua dulce, oro, cobre,etc) sin un marco jurídico que las preserve.

La ley vetada permitía la creación de un Inventario Nacional de Glaciares, donde debían individualizarse todos los glaciares y geoformas periglaciales, verdaderas reservas hídricas y toda la información necesaria para su adecuada protección, control y monitoreo, prohibía que en los glaciares y en su entorno se realicen actividades que puedan afectar su condición natural o que impliquen su destrucción o traslado o interfieran en su avance, como la liberación de sustancias contaminantes, la construcción de obras de arquitectura y la exploración y explotación minera o petrolífera, es decir, principalmente la actividad minera.

En este caso, la multinacional Barrick Gold junto a otras compañías multinacionales de minería interesadas en la explotación de riquezas (oro, por ejemplo) en zonas que requieren el desplazamiento o directamente la destrucción de glaciares, los gobernadores mineros (entre ellos Gioja), demostraron que tienen más poder que el parlamento, por eso a este veto se lo conoce como el veto de la Barrick Gold.

La norma le ataba las manos a la compañía Barrick Gold, decidida a volar y trasladar los glaciares que tapan el yacimiento aurífero que explota en San Juan: el negocio minero más grande de Sudamérica (2.400 millones de euros).

La mayor presión sobre Cristina, además de la de Barrick Gold fue la del gobernador de San Juan, José Luis Gioja, que impulsa en su provincia los mayores emprendimientos mineros, como Veladero-Pascua Lama (Barrick Gold) que se desarrolla y extiende sobre varios glaciares. Gioja cuenta además con la abnegada colaboración de un delfín dentro de la secretaría de Minería de la Nación, Jorge Mayoral.

Si la campaña presidencial de la candidata oficialista la pagan mineras, petroleras y otras firmas a cargo del saqueo en Argentina, ¿alguien podía esperar otra salida?