fbnoscript
18 de septiembre de 2014 | #1332

La primera experiencia parlamentaria del PO

La Constituyente de Santa Cruz

La primera experiencia parlamentaria del PO

En 1994, mientras se discutía la reforma constitucional para permitir la reelección de Carlos Menem, el entonces gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, también buscaba una reelección prohibida. El "seguidor de Cavallo", como lo definían los diarios de la época, copió al riojano y armó su acuerdo con la UCR local con el mismo propósito.

La sorpresa en las elecciones constituyentes la dio el Frente Unidad Trabajadora (FUT), del Partido Obrero, que consagró como convencionales a los dirigentes docentes Miguel Del Plá y Ricardo Mercado.

"Con Del Plá no podemos hablar porque es clasista", dijo rápidamente Kirchner cuando le preguntaron por la sorpresa de la jornada. El actual secretario de legal y técnica, Carlos Zannini, jefe de bloque K, se preguntó: "¿Qué van a hacer dos trotskistas en una Constituyente de crovincia?"

Durante los meses que duró la Constituyente los convencionales del FUT-PO respondieron con una denuncia implacable del gobierno provincial, del régimen privatizador de la camarilla de los Kirchner y de la propia Constituyente. Reivindicaron el salario igual a la canasta familiar, plantearon la prohibición de la reelección, denunciaron al gobierno por decreto y el referéndum por iniciativa del Ejecutivo, propusieron la elegibilidad y revocabilidad de todas las funciones públicas, entre otros tantos proyectos. Uno de los más importantes incorporaba la Caja de Previsión a la Constitución. El objetivo era evitar la entrega de la Caja a la Nación, esto en pleno proceso de vaciamiento de las cajas jubilatorias por el régimen de las AFJP que los Kirchner defendían. Todas las intervenciones del FUT-PO en el recinto estaban acompañadas de la agitación e iniciativas de movilización de trabajadores.

Con el concurso de la UCR, Zannini se valió de todo tipo de maniobras y el gobierno buscó darle a la reforma el perfil más bajo posible. El resultado de 22 a favor y 2 en contra fue una constante. Mientras Néstor y Cristina Kirchner, convencionales "rebeldes" del bloque menemista en la Convención Constituyente del Pacto de Olivos, festejaban que la nueva constitución nacional reconociera la jurisdicción provincial de los recursos naturales, los convencionales del FUT-PO se preguntaban "¿de qué sirve esto cuando ya está todo entregado?" y reclamaban la anulación de las privatizaciones.

Hace veinte años, en la Convención Constituyente de Santa Cruz, contra los Kirchner, el PO inauguró un método de lucha parlamentaria obrera y socialista en la Argentina.

Matías Villar

Compartir

No cars.

Comentarios