fbnoscript
24 de mayo de 2019

Hablan protagonistas del Cordobazo

A diez años del Cordobazo. Artículo publicado en Política Obrera #295, 15 de mayo 1979

Reproducimos extractos de un reportaje a dos dirigentes sindicales clasistas de Córdoba, que participaron en primera línea en el cordobazo y en todo el proceso posterior de movilizaciones obreras.

¿Cómo  se gestó el “Cordobazo”?

Lo que yo creo es que cuando se dan estos movimientos masivos se han producido varios hechos anteriores, objetivos, externos, que la gente los va teniendo en cuenta. Yo me acuerdo por ejemplo como datos anteriores al cordobazo, que habían elevado muchísimo los aranceles en los comedores estudiantiles en Corrientes. Se armaron problemas estudiantiles. Lo mataron a Cabral. En Rosario, no sé si anterior o después, pero en esa época, antes del cordobazo, la muerte de Blanco y de Bello también en movilizaciones donde habían participado algunos sectores de la UOM. Unos días antes, a la salida de una asamblea que hace el Smata en el Córdoba Sport, también se desata un enfrentamiento con la policía bastante violento que evidentemente, va a crear un clima.

Por ese entonces en Córdoba había dos CGT. Una que estaba liderada por Elpidio Torres, era la CGT que respondía a Vandor, sector de Azopardo, y la otra, la que lideraba Tosco que estaba en la línea de Ongaro. Llegan a un acuerdo en un plenario para realizar una jomada de paro con abandono a las diez de la mañana. Se lanza el paro y entre muchas otras cosas se pide por una reivindicación muy, muy sentida por el movimiento obrero cordobés y que hace 45 años que 1a tiene. En el año 1934 habían' conseguido los obreros que en Córdoba se, pague el sábado inglés o sea que ellos trabajan una semana de 44 horas y le pagan 48 horas. Onganía quería abolir esta conquista de los obreros y pasar a la jornada de 48 horas que es la que hay en Buenos Aires. Si bien es cierto que hay lugares donde se trabaja 45 horas pero no te pagan las 48. En cambio en Córdoba se trabajaba 48 horas semanales y se cobran 48, un 9,1 por ciento más. Entonces, claro, que esa reivindicación de loa obreros era muy sentida, sobre todo porque no estaba muy claro cómo se iba a aplicar el quite ese del jornal. Algunos decían que iban a trabajar los sábados 6 horas. Otros que se iba a hacer la jomada completa. Lo cierto es que los obreros bien de base estaban indicados por ese atropello que les iban a hacer a sus conquistas e incluso hacían números que significaba más viaje, más horas de trabajo, por un jornal al que ya tenían. Ese día tengo presente así de qué manera la gente estaba enardecida. Recuerdo cuando llegué a la fábrica, ya la gente durante la mañana no trabajó. Era todo comentarios, se veían grupos de la gendarmería en las zonas de las fábricas, policías por todos lados, y la gente todo comentaba. Y a las diez se abandonó y se marchó en columna hacia d centro de la ciudad.

Y por cierto que el aparato represivo de ese momento nada que ver con la actualidad. La policía montada era desbordada por los obreros. Los mayores enfrentamientos así a nivel de mucha cantidad de gente fueron con las columnas que venían de Santa Isabel que se enfrentaron por la Plaza de las Américas y Plaza La Paz. Por ahí fue uno de los primeros enfrentamientos. Y evidentemente no cabe duda de la participación que le correspondió a los obreros de Santa Isabel, fueron la columna vertebral. Sobre todo porque fueron los que más organizados salieron, incluso con gomeras, con una serie de preparativos ya previos, botellas con nafta, una serie de cosas ya elaboradas con anticipación. Son cosas que tal vez en Luz y Fuerza hayan sucedido, pero el lugar más números a nivel obrero era Santa Isabel. Y buen o, y después lo sabemos todos: cómo se plegaron otros sectores, de la clase media, que también evidentemente habían sido golpeados. Un poco como se está viendo ahora. El plan elaborado por Krieger Vasena en aquel entonces, sin uno se pone a compararlo con el de Martínez de Hoz tiene muchísimas semejanzas, nada más que aplicado en aquel momento histórico. Y r ese plan no solamente golpeó a los obreros, aunque fue el sector más golpeado, sino también a sectores medios de la población. De allí entonces que, durante el cordobazo, muchos sectores medios que son conservadores o tendientes al no cambio, se plegaron y colaboraron con la gente. Y evidentemente el sentimiento antidictatorial de los obreros se manifestaba en lo que decían. El insulto al representante directo que veían del gobierno en ese momento, era al gobernador de Córdoba Carlos Cabañero, un tipo que venía de los sectores de la oligarquía, incluso con alguna mentalidad media fascistoide. Por ese entonces él tenía pretensiones de crear lo que se llamaba un consejo asesor ' donde iban a estar los obreros, el estado y los patrones. Incluso, así decían, Elpidio Torres andaba medio vinculado a esos. Pero seguro que otros sindicatos que tenían menos “prejuicios” andaban con Caballero en esas tratativas y por supuesto eran criticados agriamente por sectores como Agustín Tosco, etc., etc.

¿Qué enseñanzas deja d cordobazo?

Del cordobazo hay que tener en cuenta algunas cosas importantes. El cordobazo fue un movimiento espontáneo de masas, pero no fue casual. ¿Por qué? Fue espontáneo en d sentido que sin estar todo preparado, convocado para realizar eso  los obreros salieron masivamente. Pero no fue casual por el hecho de que anteriormente, como decía al comienzo se habían producido todos esos hechos, los de Corrientes, los de Rosario, lo del Smata, toda una serie de cosas que yo creo que van acumulando tensión en la cabeza de los obreros. Pasan cosas y los obreros ven. A lo mejor ni lo comentan, pero queda, queda. Después explota.

Y el significado que tuvo para los trabajadores es que los obreros lo vieron como una cosa suya al cordobazo, lo reí vindicaron como suyo, y que un poco pasó a convertirse en el símbolo de los explotados y que evidentemente fue la más importante resistencia de masas a la dictadura de Onganía.

Y a partir de ahí se van produciendo muchas cosas importantes en las fábricas. Surge lo de Perdriel, ¿te acordás? La gente de Perdriel que resiste, que enfrenta a la dirección, a Elpidio Torres. Lo enfrenta con una toma de fábrica, es decir con una respuesta de masas. Finalmente los desaloja la policía, los golpea y que se yo, pero hay una respuesta de los trabajadores en una toma de fábrica frente a toda la represión y cagándose en toda la legislación represiva que había dictado Onganía. Después de la huelga de Perdriel que la ganan, porque los delegados que iban a ser trasladados a Santa Isabel no son trasladados, después se dan las direcciones en FIAT un movimiento así también de trabajadores, con toma de fábrica, y bueno, después... ya era todos los días...

Claro y además hay que marcar que el cordobazo enseña a ¡oí trabajadores que para hacer una medida, no similar al cordobazo, pero si para golpear duro al gobierno de turno, hay que hacerlo de conjunto. No aislarse y golpear todos juntos. Vos te acordás, siempre en los paros que se hadan se decía: “Si sale FIAT, si sale el Smata, salimos, si salimos todos golpeamos fuerte

Lo mismo después del cordobazo cuando se producen todas las tomas de fábrica y los negros preguntan por la CGT. Por eso va a ser muy jodido para los milicos borrar la CGT. La gente tiene en la cabeza metido un ente que los aglutine, que los centralice, que en última instancia es de ellos. No 9e si tiene plena conciencia que es un organismo de ellos, creo que sí, pero tiene conciencia de que la CGT acá llama loco, y... ¿te acordás en julio del 75?

Yo creo que una de las cosas de este paro último si bien hay que tomarlo con pinzas, sobre todo por los pocos datos que uno tiene, pero, evidentemente, yo creo que no sería descabellado pensar que mucha gente no «ale porque está esperando a ver que paja, porque no sabe mucha gente qué hacer en este momento.

¿Cuáles son las tareas que hoy se le plantean al movimiento obrero?

Pensamos que hoy, la salida inmediata del trabajador, que está sufriendo una crisis económica bastante grande, que el poder adquisitivo del salario no le alcanza para vivir dignamente, que con la dictadura militar y la represión que existe, la salida es la de organizarse clandestinamente, es decir, por línea, por sección, en la fábrica. Hoy creo que el trabajador no se chupa el dedo, que en los gremios el dirigente que ha quedado o que está al frente peca por un inmovilismo tremendo y que hay que tratar de hacer jugar por todas las formas al sindicato por más intervenido que esté. Porque la intervención es un decreto...

Yo creo que los obreros argentinos, así en términos generales, tienen ya conciencia bastante clara, han hecho una experiencia rica contra los dirigentes domesticados, vendidos directamente a las patronales, ¿no? Lo que no estoy seguro, lo que me parece que falta todavía saldar, es que el trabajador comprenda que es posible suplantar a esos dirigentes. Que no caiga o que no vaya a caer en la creencia “bueno, todos son iguales, me tengo que quedar porque fulano cuando llegue va a ser igual que el que está ahora, y lo sacamos a fulano para poner otro igual”. La cosa no es así. Aquí en la Argentina hay pruebas muy evidentes, muy concretas, de compañeros y de sindicatos con dirigentes verdaderamente representativos, queridos y defendidos por los trabajadores... Ahora, en lo más inmediato, en cada sección, en cada lugar de trabado, los elementos más conscientes deben tratar de agruparse secretamente, y tratar de orientar, de llevar información a todos los trabajadores, en la perspectiva de recuperar los sindicatos, de recuperar la CGT, y derrotar a la dictadura, y toda la legislación represiva y limitacionista. En cuanto al desenvolvimiento del movimiento obrero, hay que estar muy alerta porque nos van a querer meter de prepo en cuanto ellos vean que no va más la dictadura, van a aparecer los Massera o algún otro, como los salvadores del momento, y acá los trabajadores yo creo que tienen suficiente experiencia como para saber que si no se organizan independientemente, no hay salvación que valga.

Compartir

Comentarios