20/12/2021

El Argentinazo en Neuquén

Los antecedentes del 19 y 20.

Hay un marcado interés en los medios de comunicación de signar a la pueblada nacional que conocemos como el “Argentinazo” como dos jornadas donde los saqueos fueron los que marcaron la tónica política de esos días.

Para la burguesía se trata de un operativo de vaciamiento de una rebelión obrera-popular por su contenido, sus consignas y los factores que prepararon su desarrollo. En todo el país y en Neuquén no fue la excepción.

Nuestra provincia vivió en el período previo varios acontecimientos huelguísticos y contra el régimen de conjunto, muy profundos. El congreso de trabajadores ocupados y desocupados en el club YPF de 1996. Dos cutralcazos, con sus piquetes y asambleas populares, la huelga de Aten de 1997, también con piquetes y asambleas; la masiva toma de colegios secundarios de 1998 organizada por la CES, y ese mismo año la fulminante huelga hospitalaria. Y ya en el mismo 2001 la ocupación y puesta en marcha de Zanón de la cual se cumplieron 20 años el pasado 1 de octubre. “La ocupación es contemporánea de algunas puebladas con asambleas populares como en Zapala, Picún Leufú, la asamblea popular en la UNCo” (Prensa Obrera 3/10/2021).

También en Neuquén el Argentinazo estuvo precedido no sólo de un proceso de luchas sino de deliberación política y organización obrera-popular, donde el movimiento piquetero jugó un papel decisivo.

Diciembre se inicia con la tendencia a la huelga general

Como expresa el diario Río Negro del 1/12/2001, el gobierno descargó una criminal represión contra las y los obreros ceramistas, lo que desató “una revuelta callejera” con el propósito de regimentar la tendencia a la huelga y la rebelión.

El movimiento respondió. Decíamos en la Prensa Obrera nº 732 del 6/12/2001: “Neuquén concentra la crisis política general. Una movilización de más de 7.000 estatales, docentes, desocupados y trabajadores de Zanón recorrió las calles de la capital en repudio a las provocaciones y la represión del gobierno (MPN) contra las organizaciones en lucha y sus consignas: No a los Lecops, provincialización de Zanón. En el desenlace se resolvió, a propuesta de la CTA, una huelga por 96 horas”.

Toda una definición de los acontecimientos por venir hacia mediados de mes. Y lo más importante, sin resignar un programa de clase, el movimiento del clasismo obrero ocupado y desocupado arrastró a la CTA que pretendía entretener a las masas con el Frenapo, nada menos que a una huelga activa de tres días, contra la voluntad de su dirección alineada y gestora de la Alianza a nivel nacional y brazo sindical de la misma a nivel local. Lo cual prueba que no hace falta diluir definiciones políticas, ni consignas para arrastrar al “centro” sindical y político a la acción del clasismo.

En la Prensa Obrera nº 733 del 13/12/2001 dejamos constancia que la tendencia a esa huelga general empezaba a corporizarse en las asambleas sindicales: “La decisión de marchar a la huelga indefinida reemplaza la modalidad de paros parciales que se fueron renovando constantemente desde el 22 de noviembre”. A esta tendencia, con epicentro en Aten, ceramistas, movimiento piquetero, se habían sumado judiciales y legislativos.

De modo que el 19 y 20 de diciembre del 2001 nos encontró en un proceso muy importante de organización y deliberación, así como de acciones huelguísticas, que en ambas jornadas empalmaron sin contradicciones.

Nuestro partido bregó que este movimiento adoptara la consigna de “Fuera Sobisch y su Legislatura” (que pretendía aprobar el pago con Lecop de los salarios) y la convocatoria a una “Asamblea Constituyente soberana” basada en un “Comité de Huelga”.

Todo este proceso es ignorado, convenientemente, por la prensa burguesa que “recuerda” aquellas jornadas para ocultar la existencia de un “Argentinazo”, como también lo hacen algunas corrientes de izquierda.

¡A 20 años vamos por otro Argentinazo bajo la dirección de la clase obrera y el clasismo político y sindical!

En esta nota

También te puede interesar:

La dirección de Soefrnyn firma otra paritaria de pobreza, las bases nos organizamos para recuperar las comisiones internas.
Voces rurales rechazan la pésima paritaria firmada por la burocracia con la patronal y el gobierno.
En plena suba de casos, la patronal frutícola se aprovecha de que el Estado no testea.
La burocracia de Uatre negocia con el gobierno y la patronal frutícola sin asambleas ni plan de lucha.