22/03/2021

Entrevista a Rafael Santos: la actividad del Partido Obrero en la dictadura militar

Militancia obrera y golpe militar- a 45 años

Continuando con el ciclo de entrevistas que venimos realizando en Prensa Obrera a 45 años del golpe, en esta ocasión nos brindó su testimonio Rafa Santos. Rafa fue un dirigente crucial durante los años de la dictadura, miembro de la  dirección que permaneció funcionando en el país cuado otros compañeros debieron exiliarse y organizando la actividad del partido en la clandestinidad. En sus palabras vuelve a destacar un hecho categórico que han mencionado a su turno los demás entrevistados: la caracterización acertada del Partido Obrero, por aquellos años Política Obrera, fue el cimiento sobre el que se edificó una ardua preparación para el trabajo político que demandaría la etapa.

La misma, señala, se centró en dos aspectos. En primer lugar, contrario a la tesis que levantaba el PC o incluso los morenistas al interior del trotskismo, que iba a tratarse de una dictadura sangrienta y no de una “dictablanda” que viniera a barrer al foquismo. El foquismo estaba derrotado, dice, solo era la justificación de los golpistas para liquidar a la vanguardia de la clase obrera y al clasismo. En segundo lugar, que la reserva de lucha y de resistencia de la clase obrera argentina para enfrentar el golpe la colocaba en la correlación de fuerzas con capacidad para derrotarlo. Basta con mencionar que aquel mismo 24 de marzo se producen huelgas y movilizaciones por doquier para rechazarlo. Si los hechos sucedieron al revés fue por la política de entrega de la burocracia sindical y la denominada “izquierda peronista”.

Así, al calor de los métodos de clandestinidad que ya se habían resuelto bajo la dictadura de Onganía, o incluso en los años previos al golpe con la persecución de la Triple A, el Partido Obrero fue articulando todo un trabajo “desde las sombras” para seguir interviniendo en la lucha de clases resguardando a los compañeros. “Todos los partidos obreros del mundo han pasado por situaciones represivas. Y estas definen si el partido tiene sustancia o no la tiene” concluye Rafa.

Y el Partido Obrero tuvo sustancia. Una cuestión fundamental que también coloca Rafa Santos es que, dados los métodos organizativos de la clandestinidad, la intervención política en aquellos años fue enorme. Se estructuró un gran trabajo en el frente de libertades democráticas y de Derechos Humanos con la aparición de las organizaciones de familiares de detenidos-desaparecidos, participando directamente en ellas y hasta publicando incluso un boletín especial donde se informaba en medio de la censura predominante estadísticas sobre la represión, las desapariciones y los crímenes de Estado. De igual forma, nos relata Rafa, en las cárceles pusimos en pie un gran trabajo: allí convivían detenidos de diversas corrientes, y el debate político era constante. Adentrando nuestro periódico en las denominadas visitas conyugales con un cuidadoso método para sortear los controles nos fuimos abriendo paso también allí. En las fábricas y las distintas empresas nunca cesó nuestra intervención. Recaudos mediante, reubicación de compañeros mediante, el Partido Obrero sostuvo varios delegados en fábricas y empresas clave.

Te invitamos a ver la entrevista completa en nuestra sección dedicada al 45 aniversario del golpe militar de 1976.

 

También te puede interesar:

Sobre un artículo publicado en Perfil que recoge fragmentos de su discurso en Las Flores del 24 de marzo
Mientras la juventud piquetera ocupaba el ministerio en defensa de su derecho a la educación.
Panorama político de la semana.
Publicaron un obituario homenajeando al represor Guillermo Roque Mendoza, médico policial entre 1974 y 1981.
Editorial. Escribe Eduardo Salas.