fbnoscript

De una vez por todas, que se dé la unión del movimiento obrero y la izquierda

Silvia Merino es delegada y dirigente de la UTE desde 2007, a partir de su militancia en la Celeste, de Eduardo López, enrolada en el yaskismo. Es referente del Distrito 4 y, luego de su experiencia, ha decidido romper con una carta titulada "Ya nada más queda". Ahora decidió sumarse como candidata a la Lista 3 de la CTA.
Por Corresponsal
Entrevista realizada por Alfonso V.
- ¿Que motivó tu ruptura con la Celeste de UTE? 
- Fue un proceso muy interno y, al principio, bastante negado. Veía cosas cada vez peores. El relato kirchnerista, al que había defendido y votado, se estaba cayendo ante mis ojos. Probablemente seguiría creyendo en ese relato si no hubiera militado en una agrupación completamente dependiente del aparato estatal, lo que me hizo ver cómo el kirchnerismo y el macrismo van juntos y de la mano, sobre todo contra los trabajadores. Hay muchos militantes de la Celeste que piensan lo mismo que yo, pero no producen la ruptura. Es que la Celeste, como buen aparato estatal, utiliza la renta gremial como un mecanismo de cooptación que se sostiene desde allí, no con política. En 2007, cuando ingresé, al menos había un "como sí", empezaba López, que representaba lo nuevo en una UTE que venía muy golpeada con Tito Nenna. Había plenarios de delegados movilizadores, pero después se transformaron en lo mismo de siempre. El sindicato se cerró y llegó el momento en que no se podía discutir política. 
 
 
- ¿Que te llevó a sumarte a la Lista 3 de la CTA? 
- El proceso de honestidad que veo en el Partido Obrero. Cuando debatía con ellos me rebatían todo. "Me encanta esta gente porque es rehonesta", pensaba, "pero al mismo tiempo los odio porque no me conceden una. No le conceden una a Cristina". Ahora yo terminé en la misma. En realidad es volver a empezar en tierras mucho más fértiles. Quizá me falta mucha teoría, pero uno se hace trotskista a partir de sus diversas experiencias. Haber sido peronista y haber vivido por adentro la bravata kirchnerista, que es una gran mentira, una estafa suprema, a uno lo hace desembocar acá.
 
- ¿El 8 de noviembre venís al Luna Park? 
- ¡Sí, obviamente! Tengo muchas expectativas de que se desarrolle esta unión, que ya se está dando y que ha sido tantas veces retrasada por las distintas variantes del centroizquierda y por el peronismo del cual provengo. Que se dé, de una buena vez, esta unión entre el movimiento obrero y la izquierda.
 

Compartir

Comentarios