fbnoscript
8 de noviembre de 2012 | #1247

Un escandaloso negociado privado con el municipio de Morón divide al FAP

Negocio y ruptura

El mes pasado, el Frente Amplio Progresista (FAP) de Morón sufrió un quiebre interno. Se dividieron el bloque de concejales de GEN con los del Partido Socialista. Todo ocurrió a partir de las denuncias realizadas por la concejala del GEN, Analía Zapulla, acerca del proyecto de una terminal de ómnibus de larga distancia en el predio perteneciente a la ex Transporte del Oeste (TDO). Se trata de un negociado que pondrá en marcha una empresa. Ocurre que la municipalidad no convocó a licitación. Los terrenos fueron vendidos directamente al Grupo Mauro a través de una subasta y sin competencia. Esta corporación, asociada al grupo Macri desde 2002, compró el predio a precio de base, con el interés de construir además dos edificios torre y un local comercial en el mismo. Desde el GEN manifestaron que la dimensión del predio viola la normativa del Código de Ordenamiento Urbano, además de que una de las tres parcelas se encuentra separada por una calle, y es imposible su unificación. El grupo Mauro estuvo relacionado con la recolección de residuos industriales y patológicos. Debido a ello, recibió varias denuncias, como las de los vecinos de Marcos Paz, que concluyó con la clausura de los incineradores por contaminación. Frente a estas sospechas de corrupción, curiosamente el Partido Socialista tomó una actitud contraria a la del GEN, indicando que no hubo ningún acto de ilegalidad, y remarcando que las interpretaciones de la concejala Zapulla eran erróneas. Resulta muy contradictorio que un municipio liderado por Lucas Ghi, de Nuevo Encuentro, sucesor de Sabbatella, facilite hoy un negociado con un grupo empresarial asociado a Macri, cuyos directivos son los mismos, y que además guarda unos antecedentes lamentables. G. B. (estudiante de periodismo)

Compartir

Comentarios