fbnoscript
30 de enero de 2014 | #1301

Los Narco de Monsanto

EXCLUSIVO DE INTERNET

En los últimos días se ha dado a conocer que Monsanto pretende patentar una semilla de cáñamo en Uruguay, donde el "progresista" Mujica ha legalizado el consumo de marihuana. El gobierno uruguayo le ha guiñado el ojo a George Soros "...quien impulsa proyectos de despenalización del cannabis a través de su fundación Open Society y la Drug Pollicy Alliance, que cuenta con la membresía de ex militares, jefes de inteligencia y banqueros de la FED..." (Urgente24.com, 25/1). Sin embargo, éste no es todo el historial de George: "...Una de las cinco principales inversiones de Soros en el planeta es Monsanto, donde es el segundo mayor accionista. No parece haber mucho para decir acerca de Monsanto que no se haya dicho. El principal productor de agroquímicos de todo el mundo tiene en su prontuario la producción del Agente Naranja, las semillas terminator, el herbicida Round Up y se le acusa de perseguir a granjeros con contratos leoninos por el uso de sus semillas patentadas..." (ídem). Juntos, el "progresismo" uruguayo y los empresarios multinacionales de Monsanto borraron de un plumazo la ilusión de quienes creían que con la legalización se acaba un negocio, el negocio del narcotráfico de cannabis. Lejos de acabar con el negocio, Monsanto se frota las manos ante la jugosa posibilidad de poder patentar una semilla transgénica de cáñamo y vender legalmente los porros. Seguramente, no faltará quien diga que para derrotar a Monsanto hay que practicar el autocultivo. El único problema radica en que el autocultivo corresponde a una etapa histórica superada. De hecho, el autocultivo de soja y otras hierbas no han podido con la producción regulada de semillas de Monsanto a nivel mundial. Los narcos de Monsanto sólo pueden ser derrotados por quienes luchan por el socialismo, y eso requiere luchar contra el consumo alienante de estupefacientes, que adormecen la conciencia de millones de jóvenes y trabajadores en todo el mundo.

Juan Manuel Valentín

Compartir

Comentarios