fbnoscript
7 de abril de 2017 | #1453

“Sólo la izquierda puede ofrecer y puede concretar la transformación requerida”

El investigador social y consultor Rubén Rojas Breu se manifiesta a favor del Congreso del Movimiento Obrero y la Izquierda

Un régimen despótico se abate sobre nuestro país, la Argentina, sobre nuestro pueblo, sobre nosotros los trabajadores. En el marco de dicho régimen nos gobiernan los pro-imperialistas, los pro grandes capitalistas locales, contando con la “cooperación” de una oposición ficticia y la sempiterna burocracia sindical. Tales gobernantes y sus socios, impulsados por el imperialismo, llevan a cabo un plan sistemático de apropiación desmedida del Estado, de explotación más que abusiva de los trabajadores, de vulneración de nuestros derechos y de hambreamiento, de desindustrialización, de pérdida de empleo, de maltrato de mujeres, jóvenes y niños; un plan sistemático contrario a los intereses nacionales, desde nuestro sufrido norte hasta nuestro colonizado atlántico sur; un plan sistemático que imposibilita la integración latinoamericana y la solidaridad activa con los pueblos que padecen el sometimiento a las potencias dominantes.

Tales gobernantes, además, banalizan la política, destruyen la cultura y la educación y la salud públicas, desdeñan la ciencia y la investigación, pregonan el negacionismo, apelan a las provocaciones, se valen de la represión creciente, usan un lenguaje bélico, predican el dogma berreta de la autoayuda; hasta le hacen “crítica constructiva” a Hitler. Los trabajadores, nuestro pueblo, dando un ejemplo a todo el planeta, afrontan tan injusta y calamitosa situación con un permanente estado de debate, asamblea y movilización francamente admirable, de inmensas y crecientes proporciones. Más allá del amplio espectro de demandas y reivindicaciones todo confluye en un cauce común: la expectativa y la intención de concretar una transformación política, social, cultural y económica de fondo sólo posible con un gobierno de los trabajadores. Tomo partido, categórica y fervientemente, por la convicción de que para tal objetivo estratégico se requiere de una organización política que conduzca y represente a los trabajadores y que convoque a todos los sectores populares, con disposición a la mayor amplitud. Tomo partido por la convicción de que tal organización política debe ser el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. Indudablemente, necesariamente, un frente, una conjunción de fuerzas políticas distintas, contiene en su seno diferencias más o menos significativas, implica polémicas y eventuales desacuerdos, pero considero firmemente que las mismas deben afrontarse fraternalmente en aras del mencionado objetivo estratégico, en aras de los intereses de los trabajadores, del pueblo, de nuestro país y de una América Latina integrada y solidaria. En un Frente lo que vigoriza a una fuerza vigoriza a las otras, así como lo que debilita a una debilita a las demás. Sólo la izquierda puede ofrecer y puede concretar la transformación requerida; todas las otras opciones, las que vuelven y vuelven, una y otra vez, están más que agotadas y sólo llevan a la decepción y a la derrota del pueblo y los trabajadores.

Por lo tanto, adhiero a la propuesta de convocar a un Congreso o encuentro del Frente de Izquierda que desemboque en la elaboración de la estrategia y un plan de acción de gran alcance y efectividad. Adhiero al planteo de que el FIT se ponga al "frente" de todas las luchas de los trabajadores y del campo popular, que devenga la gran herramienta política de todas estas luchas y todas las que nos esperan, meta que tiene que estar por encima de cualquier decisión específicamente partidaria. Adhiero firmemente a cualquier propuesta que implique fortalecer al Frente de Izquierda, promover su inserción protagónica en cada ámbito, crear las condiciones para que asuma y ejerza el rol de conducción y organización de todos los trabajadores y todos los sectores populares. En otros términos, el Frente de Izquierda tiene el deber, histórico e ineludible, de plasmar una Argentina socialista. Es un deber reclamado por el pueblo y exigido por el recuerdo de 30.000 compañeros detenidos desaparecidos y de tanta sangre derramada en las luchas populares y por tantos pibes en suelo malvinense. Así, será justicia, será transformación, será una Argentina gobernada por los trabajadores, será socialismo de veras. Fraternal abrazo, de compañero a compañeras y compañeros

Compartir

Comentarios