fbnoscript
16 de febrero de 2012 | #1211

Algunos comentarios sobre Malvinas

Muy buen artículo ("Malvinas, un asunto fiscal - Nacionalismo y socialismo frente a la cuestión nacional”. PO N°1.120, 2/2) en lo que tiene que ver con la minuciosidad sobre el fondo de los temas en cuestión y su analogía con Hong Kong. Bueno el enfoque, porque del "otro" lado también van a buscar una negociación. Lo que el gobierno de Cristina anunciará como un triunfo "histórico" de su gobierno.

Cierto es que las negociaciones van a estar presionadas por un eventual "salto" de los precios del petróleo, pero están subiendo y son lo suficientemente elevados para presionar a toda la industria para que se aumenten de costos y producir inflación.

Pero hay más razones para interesar a las empresas ligadas a la explotación a algún acuerdo. Hay también toda una industria petrolera "nacional" interesada en participar en esta explotación "off shore" y, por lo tanto, presionar para una "negociación". Entre otras, Techint, uno de los más importantes y mayores especialistas en caños para la industria petrolera a nivel mundial.

Pero, además, la explotación petrolera en mar abierto frente a miles de kilómetros de la costa argentina y "su" plataforma submarina se realiza sin ningún control sobre los criterios de explotación para limitar riesgos de contaminación de la costa. La

Patagonia es uno de los lugares de mayor atracción turística mundial por sus riquezas naturales impolutas, continentales y submarinas (ballenas, pingüinos, riqueza ictícola, etc.).

Los riesgos de la explotación submarina, fuera de todo control, suponen riesgos inmensos de contaminación en una actividad que conlleva crecientes riesgos. Como lo demostró la mayor catástrofe ecológica, la plataforma de una concesionaria de British Petroleum en el Golfo de México, frente a la Florida. O el reciente incidente de Brasil con Chevron, donde en actividades de explotación submarina, la concesionaria -Transocean, la misma empresa que produjo el derrame frente a la Florida- ahora produjo un derrame frente a la costa de Río de Janeiro. El gobierno de Brasil impuso una multa millonaria. En ambos casos, las empresas fueron penalizadas con multas, las que no logran resarcir los daños ocasionados. Un "acuerdo" por Malvinas permitiría establecer criterios para la explotación y el encuadre legal para eventuales litigios, o sea limitar los reclamos del gobierno argentino.

Es necesario detener toda explotación submarina y oponernos a la contaminación de la Patagonia y nuestra plataforma submarina. Los riesgos de la explotación en Malvinas amenazan los miles de kilómetros de la costa patagónica.

En esta nota:

Compartir

Comentarios