25/08/2011 | 1191

66% para Blaquier, o% para programas sociales. A Fito ¿no le da asco esto?

Por Fabián Cañete Candidato a intendente de Ezeiza por el Frente de Izquierda

El grupo Blaquier es propietario de latifundios en Jujuy, famoso por haber colaborado con la dictadura videliana en el «apagón de Ledesma», donde secuestraron y desaparecieron a muchos trabajadores. Hace pocas semanas ocuparon las primeras planas de la prensa, cuando las fuerzas de seguridad desalojaron salvajemente a familias trabajadoras que habían ocupado unas pocas hectáreas inutilizadas por el grupo para construir sus viviendas, ante la falta de soluciones de los gobiernos K provincial y nacional.

Los Blaquier son dueños del Ingenio Ledesma, teniendo como principales rubros la producción de azúcar y de papel con fibra de caña. Justamente en el rubro del papel, tienen junto con el grupo que controla Editorial Estrada el monopolio de la producción y comercialización de cuadernos y repuestos escolares. Comparando los precios de éstos en febrero de 2010 y los de agosto de 2011, nos encontramos con el porqué de tanta comunión entre los K y el grupo en cuestión. Los precios de las marcas que ellos controlan se han ido por las nubes: el repuesto escolar Exito de 480 hojas ha pasado de 24,20 pesos en febrero de 2010 a 40 pesos en agosto de 2011 -un incremento del 66% en 18 meses (precio mayorista). Son artículos insustituibles, cuyos incrementos afectan al bolsillo del trabajador de inmediato. En los mismos 18 meses, el gobierno no ha dado un solo incremento a los programas sociales, como la asignación universal por hijo o las cooperativas Argentina Trabaja. Los Blaquier y los K son del mismo palo capitalista.

Frente a esto, el Frente de Izquierda tiene una oportunidad histórica para desarrollarse, meter diputados en el congreso nacional y constituirse en la representación de los explotados argentinos.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género