30/08/2007 | 1007

A mis compañeros

Pilar (Polo Obrero, Berazategui)

Estas letras van dedicadas a todos esos compañeros viejos en militancia que hoy están bajando los brazos, o que ya lo hicieron, o que en vez de unirse, se dividen. Quiero contarles que con las diferencias políticas que he tenido en la regional donde milito (Berazategui) o por distintas situaciones de la vida, donde alguna vez sentí esa sensación de abandonar la militancia, pero siempre convencida de que la única salida o propuesta para los obreros la tenía nuestro partido.

 

Es por eso que luego de seis años de militancia, donde mi familia vivió varias luchas (Puente Pueyrredón, Brukman, Sasetru, la llegada de Bush a Mar del Plata), considero que estas luchas deben servirme para seguir adelante y no para quedarme con una simple participación.

 

Hoy estoy viviendo una mala situación económica, como creo que la estamos viviendo muchos de nosotros, por eso no voy a dejar de seguir luchando por mi familia, el futuro de mis hijos y de los de mis compañeros.

 

Salgamos a las calles a reclamar lo que nos corresponde: dignidad.

 

Ayer, 23 de agosto, presencié el acto de la zona sur y escuché el informe del compañero Pitrola. Nos anunciaba lo que se viene. Aprendí mucho y me dio herramientas para poder debatir en distintos ámbitos, como en la escuela donde estudio o con un problema barrial donde estoy tomando una pequeña participación. Se trata de un negociado del intendente Mussi: la Plaza La Loma, o el desalojo de cien chicos que juegan al fútbol infantil.

 

Compañeros, no hay otro partido que nos dé la posibilidad de informarnos, debatir en asambleas o votar resoluciones.

 

Aunque la lucha es larga, no voy a bajar los brazos. Si alguna vez decaigo, que algún compañero haga lo mismo que yo en este momento. Para que el que se encuentre abatido, lo pueda superar.

 

Fuerza y adelante.

 

Por una alternativa obrera y socialista.

 

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género