16/11/2000 | 688

Araca la cana

Señor Director:


Mi carta está motivada por una cuestión menor, pero que creo merece una reflexión. A iniciativa de un legislador de la izquierda fueron declarados Ciudadanos Ilustres de la Ciudad de Buenos Aires los integrantes de la murga uruguaya “Araca la cana”.


Indudablemente soplan vientos de cambio en la Legislatura porteña, la presencia de la izquierda; a pesar de que recién inicia su gestión y es una pequeña minoría, ya se hace sentir. Sigo desde Prensa Obrera su destacada labor en cuanto a su proyecto de salario mínimo y su trabajo en relación con la vivienda, y sus exposiciones políticas con relación a la Asamblea Constituyente, que me parecen de un gran nivel.


Esos vientos de cambio los aprecié cuando fui invitado a participar de la ceremonia donde se homenajeó a Araca. Bajo los lujosos caireles del palacio municipal pudieron actuar por primera vez  nada menos que “Los Viciosos de Almagro”, una actuación impensada antes de que entrara la izquierda en la Legislatura.


El plato fuerte fue la destacada actuación de Araca con sus tradicionales letras de protesta social. La presentación de su director, Catusa Silva, reseñó el pasado político y social de la murga uruguaya y el pasaje de Araca a ser un factor más de la resistencia a la política de la dictadura uruguaya. El conjunto de las murgas uruguayas se politizaron en ese período y pasaron casi todas a realizar una profunda crítica social. Hoy, murgas como Araca encabezan junto a los trabajadores las marchas de los 1° de Mayo y las grandes movilizaciones obreras de Uruguay. De ahí el mote de Araca: “La murga compañera”.


Sin embargo, la murga uruguaya ha entrado en un periodo abiertamente contradictorio, pues si bien realizan una crítica social al gobierno uruguayo, no hacen lo mismo con el gobierno municipal de Montevideo, a pesar de que el 95% de las murgas importantes son capitalinas.


Este gobierno de Montevideo que ha salido a reventar a sus trabajadores municipales, como bien lo viene reflejando extensamente Prensa Obrera, que ha dejado cerrar Cristalerías del Uruguay, está abocado cada día más a la privatización de sus áreas estratégicas, a recortar conquistas históricas de los trabajadores uruguayos.


La primera adhesión leída en la ceremonia que declaró ilustre a Araca fue nada menos que la de Arana, el actual intendente de Montevideo, el hombre del Frente Amplio -Encuentro Progresista que lleva adelante este ataque contra los trabajadores uruguayos.


Que siga cantando Araca, que siga a su modo su lucha social, su protesta, pero que sea consecuente con ese pueblo que quiere defender.


No queremos que sea la murga compañera de “Arana”. Los uruguayos en la Argentina, la queremos, la escuchamos, nos emocionamos, pero no nos chupamos el dedo. Ta…


DNI 92,037.722

En esta nota