06/12/2001 | 732

Asamblea Constituyente Popular

El semanario Hoy (21/11) plantea en su editorial que «urge unir a los trabajadores ocupados, desocupados y jubilados con todos los sectores castigados por la política de De la Rúa-Cavallo en el camino de las puebladas (…) para terminar con este gobierno (…) con un argentinazo que imponga un gobierno de unidad popular que sea dirigido por la clase obrera que pueda convocar a una Asamblea Constituyente soberana».


Apoyo fervientemente echar a estos gobiernos miserables, una meta por la cual los luchadores nos daremos los medios necesarios (con piquetes, congresos piqueteros, etc.). Pero no para que los «progres», el PJ, CTA, UIA, Ibarra armen un recambio bajo la forma de un gobierno de unidad popular trucho.


Por eso pregunto al PCR: ¿Unidad popular con quién? La «Unidad Popular » no podría ocultar su programa contrarrevolucionario, como sería aliarse con el Polo Social, el ARI, el Frenapo, la Federación Agraria, etc.


Ahora, en caso de que el gobierno de «unidad popular» sea efectivamente «encabezado por la clase obrera» y fuera a surgir de un «argentinazo», una Asamblea Constituyente reclamaría la soberanía para echar a ese gobierno revolucionario.


Por eso, el llamado a una Asamblea Constituyente Popular debe servir para que surja u n gobierno revolucionario. Llamar a asambleas constituyentes populares contribuye a la deliberación política de las masas y es la máxima y última instancia de la democracia burguesa, que estimulará la participación popular; por ejemplo, las asambleas de los inundados, de los piqueteros, de los estudiantes, participarán con sus reivindicaciones y se harán concientes de su poder. En ese momento, surgirán organismos de poder obrero (es posible que algunas asambleas constituyentes, «las populares», se transformen en organismos de doble poder).

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género