30/10/1997 | 562

“David contra Goliat” o “la Triple H”

El sábado 11 de octubre fui testigo de un hecho insólito. Al entrar en el hipermercado Carrefour, para observar de cerca la protesta contra el ‘dumping’ (venta por debajo de los precios de costo) que estaban desarro­llando miembros de la flamante Cámara de Industrialización de Productos Alimentarios (CIPA) —a la que se unirá la Federa­ción de Empresarios de La Plata (FELP)—, fui interceptado por un guardia privado que, en cum­plimiento de la orden de sus patrones, me preguntó mi nom­bre.


Como vi que paraba sólo a algunos autos de los que iban entrando, le requerí las razones por las cuales necesitaban mi identificación, a lo cual me res­pondió que era un procedimiento “de rutina” mediante el “quinteo” de ingresantes (obvia men­tira, pues no paraba a las fami­lias, sino sólo a coches ocupados por hombres que les parecían sospechosos de comerciantes concurrentes a la protesta).


Pero mi asombro fue mayor cuando vi que me estaban fil­mando. Al ingresar al estacio­namiento, me invadió la sen­sación de estar en un campo de concentración, pues a la profusión de guardias se agrega­ba una torreta con personal por­tando armas largas (?) en el cen­tro del playón. Sentí que mi sobe­ranía como ciudadano desapa­recía. Era como entrar a un te­rritorio extranjero dominado por una especie de “ejército cipayo de ocupación”: ¡la guardia de corps de la globalización!, for­mada por trabajadores disfraza­dos, tan explotados como las em­pleadas de los híper, sometidas a un régimen de trabajo a destajo similar al de la revoludón indus­trial del siglo XIX. Conozco un caso de despido de una empresa de seguridad para estos hipermercados, después de tres meses de empleo, por pedir el pequeño subsidio legal por el nacimiento de un hijo.


Aquel sábado vi a los comerciantes quebrados o a punto de quebrar, que recorrían el estacionamiento en grupos peque­ños. Era patético: mientras el público hacía sus compras, sus caras denotaban la furia y el coraje de los que están por per­der lo poco que tienen. Eran David contra Goliat.


¿No es éste el modelo econó­mico que nos han impuesto el menemismo y el poder económi­co el cual quiere que la misma película siga con Machinea, bajo el maquillaje de la ‘alianza’ arreglada por las clases ilustradas y cultas?


Nosotros creemos que los hipermercados, los hipermultimedios y los hiperpartidos-alianzas oligopólicos son la Tri­ple H que ha reemplazado con guante blanco y con la misma finalidad a la tenebrosa Triple A y al proceso genocida que la su­cedió: La destrucción de un proyecto de país para todos. Carrefour y Wal Mart, Neustadt y Grondona, y el PJ y la Alian­za (que concentran el 99.9% de los fondos y mensajes de la cam­paña electoral) juegan el mis­mo partido (muchos de sus militantes inconcientemente) al servicio de los grandes capitales reconcentrados que los finan­cian.


Una de las caras impresen­tables de este plan económico alabado por tirios y troyanos es la debacle (o cierre) de comercios minoristas y pequeños su­permercados barriales, por el dumping de los hipermercados transnacionales que amenazan desde Ringuelet, y que han mo­dificado la vida cotidiana de los habitantes de La Plata, introdu­ciéndolos en la ‘globalización’ a través del híper consumo conspicuo de lo innecesario.


El 17 de setiembre de 1997 se aprobó en la Comisión de In­dustria y Comercio de la Cáma­ra de Diputados provincial, un proyecto de ley que obliga al Ministerio de la Producción y el Empleo y a la Secretaría de Po­lítica Ambiental del municipio de La Plata, a denegar la habili­tación de hipermercados o gale­rías comerciales que superen los 3000 m2, si el impacto socioeco­nómico y/o ambiental fuera ne­gativo para la región, luego de hacer comparecer al hipermercadista en audiencia pública.


Es un paso positivo pero que llegó tarde respecto de Carre­four y Wal Mart. Ahora es nece­sario avanzar en una nueva le­gislación que restrinja al máxi­mo “la libertad de estos zorros ya instalados en el gallinero”. ¡Fuera los hipermercados de La Plata! ¡Apoyemos a los David contra los Goliat en nuestro amado país!


15/10