27/05/1993 | 392

De trabajadores municipales del Ramos Mejía

Buenos Aires, mayo 14 de 1993


 


Compañeros:


Como trabajadores de un hospital público, somos testigos del derrumbe del Sistema Público de Salud, y de la degradación brutal de las condiciones de vida de la población que aquí se atiende.


Esto se expresa en:


1. Pretensión de cerrar hospitales. Vaciamiento nefasto y premeditado. Achicamiento del presupuesto. Congelamiento de las partidas del personal auxiliar, técnico y profesional. Suspensión de becas de capacitación. Reducción de la capacidad de camas. Suspensión de los programas de Medicina Preventiva. Falta total de insumos.


2. El arancelamiento ha llevado a que mucha gente por falta de medios desatienda su salud, y al llegar al hospital se encuentran pacientes en etapa terminal.


 


¡¡Que vengan los encuestadores del gobierno a verificar su popularidad!!


Se chocarán contra una bronca inmensa de pacientes y trabajadores. Esta bronca se manifiesta de un modo sordo por la complicidad de los partidos del régimen y de la burocracia enquistada en los sindicatos.


Nadie tiene ilusiones en que las elecciones modificarán esta situación.


Los trabajadores tenemos que forjar una salida que debe empezar por nuestro reagrupamiento político.


En este sentido es que reclamamos la concreción de una unidad para luchar de los  partidos que se oponen al régimen. Un frente que sirva para poner en pie agrupaciones clasistas en los sindicatos que nos permitan pelear por la dirección de los mismos; que sirva para organizarnos para la lucha y que como consecuencia se proyecte para enfrentar a los partidos burgueses en todos los terrenos, incluido el electoral. Rechazamos la constitución de “frentes” que con siglas “populares” sólo aspiren a promocionar carreras políticas o puestos parlamentarios a expensas de las aspiraciones del pueblo.


Dirigimos este llamamiento en especial al Mst, al PO, al Mas, a la Lsr y le solicitamos nos publiquen el mismo en sus respectivos periódicos.