20/04/1993 | 388

Demagogia en los “comederos” o independencia política de los trabajadores de la educación

Junto con el inicio del ciclo lectivo ’93, el duhaldismo lanzó su campaña electoral en escuelas primarias carenciadas de Lanús; allí enptregó a todos los niños un set de útiles o bolsa escolar que contenía: un cuaderno, lápiz negro, goma y 12 pinturitas. En estos días ha comenzado a “regalar” (uno por chico), libros de lectura para 1º y 2º grado y un manual para los otros niveles.


Esta putrefacta maniobra demagógica es urdida por los mismos elementos que son enemigos jurados de los trabajadores, quienes hace días apenas negaron el aumento salarial a los docentes, son ellos lo que impulsan la liquidación de ramas enteras de la educación (enseñanza diferencial, educación para el adulto, etc.) con la secuela de desaparición de puestos de trabajo y especialización, estos son los mismos que están a favor de pulverizar la Educación Pública.


Esta gavilla lanza su campaña hipócritamente, en el mismo lugar que su política ha convertido en el comedero de los pobres, allí una abrumadora cantidad de pibes tiene que concurrir para mal alimentarse.


Los comedores escolares


En Capital Federal, ha explotado el afaire de los proveedores a los C.E. En Lomas de Zamora, varias veces el Suteba ha “denunciado” ue a los chicos se les da comida en mal estado. Todo el arco político de “denunciantes”, centroizquierda, UCR, etc. que aprovechan el año electoral para “posicionarse”, guardan celosamente el secreto elemental: ¿qué cifras destina cada municipio para alimentar a los alumnos?


En Lanús por ejemplo el monto es de $ 0,50 por chico ¡Ese es el centro nervioso del problema! ¡50 ctvs. para comer! ¿De qué basurero? ¿De cuál container de desperdicios se puede sacar comida valuada en semejante cifra y encima satisfacer las necesidades nutricionales de la infancia?


Es sabido que los proveedores no son niños de pecho y que en general están relacionados con funcionarios del área educativa o de otras del poder político y que por esa inmunidad que los envuelve ofrecen un porcentaje de cometa a las directoras y/o cooperadoras explicando que eso queda para la escuela.


Esto es repudiable, es corrupción pura.


¿Pero qué calificativo se puede emplear para un gobierno, un régimen social que de conjunto condena a los niños a comer inmundicias compradas con el propio dinero del pueblo trabajador?


Basta de encubrir a los chorros, saquemos conclusiones políticas


Algunas directoras y algunas docentes, quieren tapar el sol con un colador. Tapan agujeros por aquí, mendigan por allá. El año pasado en la 34 se organizó una comisión de mangazo a los comerciantes del barrio con el fin de sostener el comedor.


En cambio los politicastros tanto de la UCR como del PJ (que la saben lunga) las convocan para mostrar sus propias dotes histriónicas en actos públicos, donde les entregan sumas bochornosas para “sostener” las escuelas.


De todo esto ni una palabra del Suteba, el centroizquierda y “la oposición” (UCR) que en realidad son los pilares que sostienen a esta porquería que dicen combatir.


Dos puntas tiene el camino


Frente a la catástrofe emulamos a Teresa de Calcuta, convertidos en bufones por funcionarios, diputados, concejales, intendentes y otros próceres del momento o empezamos a sacar conclusiones de lo vivido.


¿No fue acaso que pusimos toda la carne al asador en el ’88 y fuimos derrotados por la ayudita de Garcetti, Mary Sánchez y la Ferrabosco?


De allá para acá ¿quién sino los mismos traidores diseñaron cada una de nuestras frustraciones?


Lo que la vida y la experiencia cuestionan es la dirección y el resultado de la política llevada a cabo por los gremios burocratizados y por los partidos patronales.


El margen de maniobras personales está agotado, hay que enfrentar a los verdugos de la educación, poniendo en pie una respuesta de conjunto y una política propia de los trabajadores. Hay que autoconvocarse para recuperar el gremio, defender la escuela pública y gratuita, defender nuestra fuente de trabajo y el derecho histórico de enseñar y aprender.