01/07/2004 | 857

El PO reclama un plebiscito (III)

Con relación a la convocatoria a un plebiscito con las características que planteamos, vemos que en la actual situación política las encuestas realizadas por las patronales marcan la opinión generalizada de la población contra la deuda y el envío de tropas. Un plebiscito sería una instancia excelente para la agitación revolucionaria (podríamos explicar a toda la población nuestra posición sobre la deuda, el imperialismo, etc.), y el triunfo en el mismo pondría en el orden del día la organización de las masas para la acción directa en defensa del resultado.

Justamente por eso, cuando se lo pedimos a Kirchner somos conscientes de que no tiene la menor intención de convocarlo. ¿Para qué hacemos tanto barullo? Para desnudar en la conciencia de los explotados a Kirchner, para hacer ver que el gobierno de “popular” no tiene nada, y que lo que menos le interesa es la voluntad de las masas. Y también, para que cuando ante una crisis de poder el centroizquierda venga con sus planteos de “consulta popular por la redistribución de la riqueza”, podamos decir: “En su momento planteamos un plebiscito con las consignas pertinentes; hoy vamos con un planteo de poder”.

Por lo tanto, el planteo del plebiscito no está pensado exclusivamente en función del centroizquierda, sino que tiene la virtud de neutralizarlo, partiendo de ser un planteo adecuado para las masas en la situación actual.


Horrorizarnos, pensando que tener en cuenta la manera de neutralizar al centroizquierda es sinónimo de tomarlo como nuestro eje político, significa que nos hemos perdido en la maraña de la situación política, significa que nos hemos olvidado de que el Argentinazo fue contra un gobierno centroizquierdista y de que hoy por hoy enfrentamos a un gobierno centroizquierdista, uno de cuyos principales sostenes es la burocracia sindical y “piquetera” centroizquierdista. La lista podría seguir hasta el infinito, teniendo en cuenta las traiciones del centroizquierda durante toda la historia del movimiento obrero, los fenómenos actuales a nivel internacional o las circunstancias particulares de Latinoamérica (Lula, Frente Amplio, etc.).


Que se vote.