18/04/1996 | 490

En defensa del Correo de Prensa Obrera

Budge, Lomas


Quiero dirigir mi inquietud al comité responsable de prensa del PO.    


Compañeros: ¿por qué en Prensa Obrera no existe más el espacio para la publicación de Correo de Prensa Obrera?


Si bien es cierto que los temas que se publican en dicha prensa son muy importantes, porque en ellos se reflejan las luchas de los compañeros que desean liberarse de la opresión capitalista, a mi humilde entender también es de suma importancia lo que piensan los luchadores barriales y en muchos casos compañeros, simples vecinos, que sin estar ligados a ninguna línea política, se quieran expresar a través de nuestra prensa aunque más no sea con un tema tan simple como, por ejemplo, los cortes de luz, la falta de agua o la ecología, etc.


Desde el año ‘89 que estoy ligada al PO, por lo tanto recibo y leo Prensa Obrera y ahora también he suscripto a mi familia; también participo de lo que comúnmente llamamos ‘piqueteo’ de la prensa en el barrio donde vivo y también en otros, y en varias oportunidades conversando con la gente, me han expresado en forma de crítica (opino que constructiva) el hecho de que se toca demasiado el tema de política y no se reserva un espacio para la expresión simple de un obrero o de una ama de casa que se quiera expresar con las simples palabras de la gente, que sólo sabe “romperse el alma” trabajando y que en definitiva son los que financian la Prensa Obrera (he notado que últimamente abundan las notas del abogado Di Paola). Algunos vecinos del barrio me han preguntado si se puede mandar a la prensa alguna nota con los problemas del barrio que, por cierto, son muchos (y muy poca la gente que se atreve a escribir) y no he podido alentarlos a que lo hagan porque ya no se publica el espacio Correo de Prensa Obrera hace bastante tiempo… Es más, yo misma he enviado varias notas sobre distintos temas y ninguna ha sido publicada; quizá haya sido por considerar que no tenían la calidad necesaria para ser publicadas en dicha prensa. Pero doy fe que sí reflejaba mi estado de ánimo ante problemas serios que deterioran la ya muy disminuida calidad de vida de la clase trabajadora y que quizás hubiesen podido alentar a otros trabajador a que sepa que “no está solo” y recibir solidaridad a través de nuestra prensa, “órgano fundamental” de las ideas socialistas revolucionarias y que yo ofrezco a la gente de mi barrio como motivo de expresión de los problemas de todos los trabajadores en lucha.


No es mi deseo que esto se tome como agresión de mi parte, pero “no deseo” tampoco tomar la actitud de “eliminar” el espacio de Correo de lectores como una “actitud” de “discriminación” hacia los sectores menos esclarecidos de los trabajadores, ya que son precisamente ellos los que reciben la prensa y, por lo tanto, la financian.


Desde ya agradezco a los compañeros que tengan la deferencia de leer esta nota y deseo que puedan tener en cuenta mi humilde opinión, puesto que creo haber ganado una cierta autoridad de crítica.

Muchas gracias, atte.

En esta nota