“San Salvador, 10 de octubre de 1993.


Compañeras Feministas de América Latina, del Caribe y del mundo:


 


Temario


1)Violación a los derechos económicos y sociales: agudización de la pobreza, impacto del ajuste estructural sobre la vida de las mujeres, explotación y tráfico sexual de las mujeres;


2)  Formas de violencia contra las mujeres, tales como violencia doméstica o intrafamiliar, incesto, violación dentro del matrimonio, agresión física, psicológica y/o sexual, violación y hostigamiento sexual;


3) Derechos reproductivos;


4) Mujer y medio ambiente;


5) Discriminación y persecución por motivos de raza, etnia, preferencia sexual, clase, edad, discapacidad, apariencia física, por ser feminista, represión política, migrantes, etc;


6) Asilo y refugio por razón de género, causados por incesto, violencia doméstica, sexual, motivos culturales, religiosos, etc.


El Comité Regional organizador del VI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, en reunión realizada los días 9 y 10 de octubre en la ciudad de San Salvador, reafirmamos que el VI Encuentro Feminista se realizará del 30 de octubre al 5 de noviembre en Costa del Sol, El Salvador.


Esta decisión, es una respuesta a los diversos análisis, reflexiones y valoraciones acerca de las condiciones y las mejores posibilidades de realización de nuestro Encuentro, respondiendo al compromiso que asumimos en San Bernardo, Argentina-1990, de hacer posible el encontrarnos en un clima de tranquilidad y de disfrute.


Una valoración de la campaña de difamación y distorsión alrededor de este Encuentro, en relación a la seguridad de las participantes es que, si bien expresa posiciones misóginas y antifeministas de grupos conservadores y oscurantistas en El Salvador, no reflejan más preocupaciones que los temores presentes en todas las sociedades de nuestro continente, frente a la posibilidad de ver la fuerza de más de mil mujeres reunidas.


La confianza de reafirmarles la convocatoria se basa, “entre otras cosas”, en el análisis de la situación política nacional en El Salvador, marcada por el proceso de cumplimiento de los acuerdos de paz y la cercanía de una campaña electoral, contexto en el cual estimamos que ninguna fuerza política se va a arriesgar a impulsar acciones que dificulten la realización del VI Encuentro.


Por otro lado, gracias a las múltiples gestiones realizadas, contamos ya con el aseguramiento de infraestructura necesaria para encontrarnos de día y de noche en condiciones de comodidad.


Las acciones que muchas feministas y organizaciones solidarias han realizado, en torno a contrarrestar los efectos adversos de la campaña de difamación, han logrado incidir positivamente en la opinión pública, contribuyendo a fortalecer nuestra decisión de mantener las fechas y la sede del mismo, y evidenciar una vez más, la fuerza y la trascendencia del Movimiento Feminista en Latinoamérica y el Caribe.


Estamos convencidas que permitir la no realización del VI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, implicaría un retroceso al avance del Movimiento Feminista de la Región y una flagrante violación a nuestros derechos de libre expresión y reunión como seres humanos.


Mantener nuestro Encuentro, proyecta un aporte trascendental a la deconstrucción del patriarcado, así como una manifestación más del carácter indetenible de los sueños, deseos y locuras presentes en los pensamientos y sentimientos de todas las feministas.


Con el afecto y el amor que nos tenemos, les queremos solicitar continúen con sus diferentes muestras de apoyo a la realización del Encuentro, expresiones que colaborarán a mantener la energía positiva que merece la voluntad feminista.


Saludemos al VI Encuentro con cartas, fax, publicaciones y otros pienses.


Veinte días faltan para encontrarnos. Un día antes de la luna llena nos espera la Costa del Sol, en El Salvador. Las esperamos para que juntas hagamos el festival de los sentidos.


Reciban un abrazo de ternura”.

También te puede interesar:

Los datos hablan por si solos: 6 de cada 10 descocupades son mujeres y 20% de las jóvenes está excluida de las esferas laborales y educativas.
Hablemos de derechos sexuales y reproductivos.
Presunto femicidio que hacen pasar como suicidio.
"Me anoté en el programa Acompañar y no recibí respuesta alguna" dice la denunciante.