11/01/2002 | 737

Gran marcha del Polo Obrero

Con más de 150 compañeros marchó el Polo Obrero hacia la Intendencia de Salta. Allí, delegados de los barrios elegidos en las asambleas populares se entrevistaron con el secretario del intendente. Luego de una dura discusión los delegados le arrancaron al gobierno 130 bolsones de alimentos y le dejaron en claro que la crisis la tienen que pagar los que se han llenado los bolsillos a costa del municipio, como el Banco Macro, Alonso Crespo (obra pública) y Agrotécnica Fueguina (recolección de residuos).


Los bolsones obtenidos se repartieron según los criterios discutidos en una asamblea posterior a la movilización, mostrando que los trabajadores y desocupados saben organizarse, discuten y adoptan una política clara a la hora de resolver problemas tan graves como la distribución del alimento.


La columna del Polo tuvo gran repercusión en los medios masivos de comunicación, y recibió en forma casi unánime la adhesión de los trabajadores y la clase media que transitaba por las calles, sobre todo, de los que hacían colas en los bancos, incluso hasta fue aplaudida.


La tarea a partir de ahora es consolidar el Polo, mantener las asambleas populares y extenderlas y participar el miércoles, de una movilización convocada por sectores de la clase media para ganarla al programa de la clase obrera y darle un curso al proceso de rebelión popular que está en marcha.

 

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género