Al director de Prensa Obrera: El Frente de izquierda (o como quiera llamarse) podría formarse si no hubiera tanto egoísmo en las cuestiones de candidaturas. En las pasadas elecciones nacionales, el PC fue por demás generoso, y se bajó en varios lugares, para dar espacio a otros aliados. Ahora se pretende que haga lo mismo.



Si no hay generosidad y modestia en los procedimientos, no vamos a ningún lado. Por ejemplo el PO dice: “Nosotros un lugar y ustedes (IU) otro”. Pero se olvida que IU son dos partidos. ¿Cómo hacer? ¿Medio cada uno? Es ridículo.



Por otra parte, aquí en las bases, ni siquiera se habló de candidaturas. Los medios sólo pregonan a Macri, Carrió y Bielsa. No existe nadie más. Eso, en Capital. ¿Y en provincia? Todavía, a cuatro meses de las elecciones, no se decidió nada.



Por eso digo que si no hay un desprendimiento en las partes, no habrá frente, y si el PO va solo no llega ni al 1%, IU al 1 ó 2, y así de seguido, por la polarización.



La población no nos acepta divididos, eso está claro, y si no lo entienden los dirigentes estamos fritos.



Aunque haya acuerdo, luego, si alguno es elegido, tendrá que responder al programa de todos, si no será como hizo Zamora hace unos cuantos años, cuando ganó por el acuerdo de las partes, y después se largó solo, por su cuenta, e hizo lo que quiso.



Cuando falte un mes para la votación, los medios le van a regalar espacios, porque él es la izquierda del sistema, ya que está en contra de cualquier frente o unidad que se dé.



Esto es así, y no hay más vuelta que darle. Por eso, o nos unimos de verdad o no participemos en las elecciones, sigamos cada uno con su terrenito aislado, esperando que aparezcan flores, cuando ni siquiera se plantaron las semillas.

Afectuosamente.

 

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género