Esta poesía está dedicada a todas las mujeres que, día a día, luchan por el bienestar de los niños. A ellas mi homenaje.


Muchacha guerrera que nunca descansa

tu causa es primero a tu corazón

no te doblega ni el tiempo que pasa

tu sólo piensas cumplir tu misión


Muchacha guerrera que vas por la vida

marchando altiva como un león

llevás por armas sinceras palabras

y por un escudo tu rebelión


Muchacha guerrera, de las aves del cielo

Dios te ha entregado un pequeño don

de la garza, su vuelo sereno

la fuerza indomable del halcón

el orgullo del águila de volar bien alto

la gracia y la belleza del picaflor


Muchacha guerrera que sufres y penas

por las injusticias en derredor

tu alma serena ya tiene en el cielo

de mi Señor un gran galardón

tu alma serena ya tiene en la tierra

mi cuerpo, mi alma y todo mi amor.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género