05/04/2001 | 701

La eliminación del 2×1

Por Freddy

La primera cristalización de la ‘Unión Nacional’ ocurrió cuando se eliminó el artículo de la ley 24.390 que establecía el doble cómputo de los días de prisión preventiva en los procesos que durasen más de dos años. El proyecto ‘consensuado’ por la UCR, el cavallismo, el Frepaso, el PJ y los partidos provinciales, anticipó los superpoderes del ‘supermingo’.


El 2×1 se había establecido en 1994 para acelerar los procesos judiciales y descomprimir la superpoblación carcelaria, y hasta había presos no condenados (con ‘presunción de inoncencia’) que estuvieron diez años en ‘prisión preventiva’. Actualmente, más del 50% de los presos de las cárceles se encuentran sin condena, ‘preventivamente’, y en la provincia de Buenos Aires esto alcanza al 75% de los presos. Según la Corte Bonaerense, tardará diez años en resolver las 5.000 causas que tiene pendientes (Infosic, 29/3/01), ahora con la nueva legislación los procesos que duren más de dos años serán notificados al Consejo de la Magistratura, el cuál va a publicar la nómina anualmente. Un Alí o un Castells de aquí en más van a poder estar encerrados una década o más sin que se los condene, con la ‘salvedad’ que van a aparecer en una lista.


Los propios especialistas en derecho penal sostienen que esta medida «perjudicará a los perejiles» (Juez Luis Niño profesor de criminología, en Página/12, 15/3/2001) y que es una mediada demagógica (Zaffaroni, Gil Lavedra, etc). En resumen va implicar el reforzamiento del poder represivo del estado por un lado y por el otro va implicar la emergencia de un sinnúmero de motines en las cárceles que están superpobladas de procesados.


La causa del delito no hay que rastrearla en una normativa legal sino que es la manifestación de un régimen en pudrición. Catorce millones de pobres, cuatro millones de desocupados, salarios de doscientos pesos. El delito es impulsado y dirigido desde el estado y todas sus instituciones, el Banco Central y el dinero del narcotráfico, las fuerzas armadas genocidas en el contrabando de armas explotando una ciudad para borrar las pruebas, la justicia corrupta con sentencias en diez años y sus enriquecimientos ílictos, la policia con sus ‘zonas liberadas’ como en Miramar, Pinamar o en toda la zona norte del Gran Buenos Aires como saltó ahora que los jefes policiales fueron removidos por ‘liberar’ el territorio a sus propias bandas, el gatillo fácil, la seguridad en manos de asesinos, el Congreso de la coima y los superpoderes, el chupete baboso y ahora… Cavallo el destripador. Narcotráfico, prostitución , cuál es el delito que no controlan? Para ellos… los piquetes, nuestra lucha, nuestra organización.


Que se convoque a una asamblea constituyente que acabe con esta podredumbre, que imponga el trabajo para todos, que barra con la miseria, que elimine los cuerpos judiciales y de seguridad que se los suplante por la organización popular democráticamente electa, revocable y bajo el control directo del pueblo trabajador. Seamos nosotros los piqueteros, los luchadores, los defensores de los derechos humanos los que integremos estos organismos que dejen de ser un cuerpo separado que infecta todo los poros de la sociedad.

En esta nota

También te puede interesar:

En la localidad bonaerense de San Martín. La familia responsabiliza a la policía y al municipio.
La salida es terminar con el régimen narcosojero.
El intendente Ferraresi mantiene el silencio mientras Joel pelea por su vida.
Los vínculos de “Los Rajoy” y el poder político