05/09/2002 | 770

Un gato encerrado que quieren vender por liebre

El libro «¿Qué son las asambleas populares?» fue editado en oportunidad de la realización de «La Trama» de la Asamblea de Palermo Viejo. Estas jornadas «político-culturales» que ocuparon el fin de semana del 25 y 26 de mayo últimos, cerraron con una mesa redonda multitudinaria con Miguel Bonasso, Rafael Bielsa, Tato Pavlovsky y Cristina Feijóo. De ese panel fue excluido Jorge Altamira, a pesar de que su participación fue planteada tanto en la Asamblea como en la comisión política y a miembros de la comisión de cultura.


El mecanismo para la exclusión fue esa particular «horizontalidad asambleística»: nadie se opone, nadie acuerda, nadie se hace cargo de la decisión, porque «nadie tiene el poder», pero… Jorge Altamira fue excluido. El consenso y la horizontalidad son como la igualdad ante la ley, algunos son más iguales que otros. Miguel Bonasso es igual a Bielsa, igual a Pavlovsky y a Feijóo, pero Altamira es diferente y es tan obvio que no se vota, no se argumenta… simplemente no está incluido. La horizontalidad vale para cuando son todos centroizquierdistas. Cuando aparece la izquierda revolucionaria se cae la estantería –horizontal– y se vuelve a la vieja verticalidad de los hechos consumados. Lógicamente, la mesa redonda no versó sobre qué son las Asambleas porque ninguno de los panelistas sabe de la cuestión.


El libro sigue el mismo criterio de la mesa redonda. Escriben los personajes y una cantidad de desconocidos. Sin embargo, debiera haber sido convocado Altamira en nombre del PO. De todos ellos es el único que ha sacado un libro sobre el Argentinazo. La inclusión de una asambleísta del PO ¿no será para encubrir la exclusión de Jorge Altamira? Seguramente a esto se debe el apuro para presentar la nota para lo que yo creí que era un folleto a repartir en la mesa redonda.


Si esto no es una aparateada, la aparateada adónde está.

También te puede interesar:

Las organizaciones piqueteras reclaman por trabajo genuino y aguinaldo completo.
Fue organizada por el Movimiento Sin Techo de Perú y contó con la participación del Polo Obrero.
En el marco de la jornada nacional de lucha en rechazo a un pacto con el Fondo.
Movilizaron a Plaza de Mayo contra el pago de la deuda, por trabajo genuino y aguinaldo.