fbnoscript
30 de abril de 2014 | #1312

El movimiento obrero en el XXII Congreso

Por un congreso obrero y socialista

La comisión sindical fue la más numerosa; participaron unos cien delegados de 80 frentes sindicales de todo el país: Suteba, Sitraic, municipales, estatales, AGD-UBA, gráficos, Ecotrans, Subte; grandes plantas, como Aluar, Fate y Volkswagen, y del Cordón de San Lorenzo y petroleros de Santa Cruz, entre otros. También asistieron al debate compañeros invitados, como Raquel Blas, secretaria general de ATE-Mendoza.

Luchas, política Las intervenciones reflejaron realidades diversas pero coincidieron en destacar la fragmentación de la burocracia sindical en contraste con el crecimiento de las tendencias clasistas y del Frente de Izquierda y el PO.

El balance del paro del 10 resaltó, en primer lugar, la importancia enorme de la delimitación respecto de la burocracia sindical (Moyano-Barrionuevo), en especial por la tendencia al compromiso con ella que se puso de manifiesto en algunos agrupamientos del Frente de Izquierda. Los delegados destacaron la gran movilización que hemos desplegado en los piquetes: en AGR, en el Parque Industrial de Burzaco, en el cordón de San Lorenzo, etc. El debate fue una ocasión para recordar el rol de vanguardia del Polo Obrero en el movimiento piquetero en Argentina y la hostilidad con que lo abordaron otros sectores políticos de la izquierda. Puente Pueyrredón, en 2002, preparado por la mayor asamblea nacional de trabajadores desocupados de la historia, o la movilización de los tercerizados del Roca, en octubre de 2010, son parte definitiva de la memoria colectiva de la clase obrera.

La huelga docente autoconvocada de Salta surgió como un ejemplo tangible del curso que puede tomar el movimiento de lucha. Las autoconvocatorias y los plenarios -como el llamado por Aten- constituyen pasos objetivos en dirección al Congreso de Bases. La perspectiva de generalización de una huelga como la de los docentes salteños, debe estar asociada al planteo de un congreso de bases, porque lo que importa en una huelga indefinida es la calidad de la dirección obrera. La única huelga general indefinida de los últimos sesenta años, en enero de 1959, provocó la renuncia de la dirección sindical oficial y la asunción de una segunda línea combativa. Se destacó el último plenario del Sutna (compañeros de Fate participaron de la comisión) como un factor de organización del paro en la zona norte del gran Buenos Aires y como clarificador para todo el movimiento obrero, esto ante las posiciones confusas sobre la burocracia de los sindicatos.

El Subte, que fue otro frente objeto de varias intervenciones, fue destacado: el golpe que significó para el pianellismo el éxito del paro del 10 y nuestra agitación, que reforzó a la Agrupación de Trabajadores de Metrovías. La actual dirección de la AGTSyP, nacida como una corriente combativa, hoy está cooptada al kirchnerismo; es una muestra de adónde puede conducir el "sindicalismo de base", el cual ignora la importancia del contenido político de la lucha por la recuperación de los sindicatos.

Periódico, CTA

Resolvimos reforzar la Coordinadora Sindical Clasista-Partido Obrero en todo el país. Con ese fin lanzamos plenarios para constituir mesas regionales y diseñar la modalidad que en cada lugar adoptará la campaña por el Congreso de la izquierda y el clasismo. La convocatoria al congreso debería comprometer a numerosos agrupamientos y direcciones, lo cual supone un intercambio profundo de ideas y proyectos, porque de lo que se trata es de una nueva etapa histórica para el movimiento obrero y revolucionario. Nos proponemos editar un periódico sindical del Partido Obrero. Se analizó cómo sostener una salida regular, formar un comité de redacción y asegurar una distribución masiva. Entendemos que el fracaso de otras publicaciones sindicales se explica por el tipo de organización, laxa y políticamente ambigua, que impulsaron.

En las elecciones de la CTA pusimos en pie una lista nacional de la Coordinadora Sindical Clasista-Partido Obrero (Lista 3), otras17 listas provinciales y cerca de 50 seccionales; agrupando en total unos 1.200 candidatos. Estos datos revelan la magnitud de la lucha que entablamos y la oportunidad política para ampliar el campo del clasismo y de la izquierda revolucionaria.

Las corrientes que dijeron "no fumo" en esta elección simplemente abandonan la lucha por una nueva dirección en el movimiento obrero. Neuquén (donde la burocracia yaskista pretende proscribir la lista encabezada por Aten), Santa Cruz, Mendoza y algunas seccionales de Buenos Aires como La Matanza, serán un terreno prioritario de esta nueva batalla del clasismo, que tiene un contenido político evidente. La campaña y la elección misma deben involucrar al conjunto del partido.

Otros debates y resoluciones

El debate abordó el trabajo del Polo Obrero, en particular la lucha de los 170 mil precarizados de las cooperativas Argentina Trabaja por su pase a planta a los municipios, promoviendo la unidad con los sindicatos municipales.

La actividad parlamentaria y las iniciativas de las bancadas hacia el movimiento obrero, la campaña contra ley "antimanifestaciones" y "antipiquetes", la lucha contra las patotas de la Uocra, las suspensiones y despidos en la industria automotriz (en particular en VW), la campaña contra la ley de ART, la puesta en pie de la agrupación metalúrgica y muchos otros temas vitales para los trabajadores y el desarrollo del partido motivaron valiosos aportes que se incorporaron al documento aprobado por la comisión.

Finalmente, se votaron tres resoluciones especiales: por la anulación de las causas contra los compañeros de ATE-Educación; por la absolución de los petroleros de Las Heras condenados y la libertad de los petroleros presos; y en apoyo a la huelga de la docencia salteña.

La comisión de movimiento obrero del XXII Congreso del PO fue un laboratorio de la lucha de clases de nuestro país.

Miguel Bravetti Daniel Sierra

Compartir

Comentarios