fbnoscript
17 de julio de 2014 | #1323

Exposición de Berni y otros artistas rosarinos

EXCLUSIVO DE INTERNET

"EL REALISMO COMO VANGUARDIA"

Berni.preview
A veces una exposición artística tiene más valor por las reflexiones y las historias que permite evocar, que por las obras que presenta al público. Es el caso de "El realismo como vanguardia", que hasta el 26 de julio puede verse en forma gratuita en el espacio de arte de la Fundación Osde (Suipacha 658). La muestra incluye un recorrido por pinturas de la vanguardia rosarina de fines de los años ´30, que tuvo como figura central a un joven Antonio Berni que, por esos años, promovió y dirigió la llamada Mutualidad Popular de Estudiantes y Artistas Plásticos, con vistas a desarrollar en el país -y particularmente en Rosario- una tendencia artística definida por la renovación estética y el compromiso social (e incluso revolucionario). A su regreso de un viaje iniciático a Europa, donde se vinculó con el movimiento surrealista y con el Partido Comunista, Berni impulsó la formación de este agrupamiento artístico-político en Rosario, que se vería potenciado, en 1939, con la llegada a la ciudad del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, también del PC, genial artista y encendido agitador, que planteaba la necesidad de revolucionar el arte por medio de nuevas técnicas y soportes, y de una manifiesta intervención en la lucha social. La consigna era dejar de lado la tradicional pintura de cuadros "de caballete", para pasar a un arte público, con llegada a los trabajadores, como en México, donde el muralismo se había erigido como la principal corriente artística de vanguardia, con fines políticos y proyección internacional. Se proponía un acercamiento temático a la realidad de los trabajadores, de los barrios obreros, sobre la base de un planteo vanguardista, de nuevas formas de expresar sentido, sin por ello abandonar el realismo. Surge así la idea de un nuevo realismo en pugna con las tendencias más en boga, volcadas principalmente a la abstracción. En un principio, la propuesta de generar nuevas formas expresivas desde el realismo tuvo una gran repercusión y generó un desarrollo artístico de gran calidad, e incluso volcó a gran cantidad de pintores y escultores al activismo político, repercutiendo en la formación de círculos de artistas revolucionarios e incluso en la creación de obras que solían exponerse frente a fábricas en lucha, a modo de "murales ambulantes", de los cuales hay un interesante ejemplo en la muestra. La línea del estalinismo no era, sin embargo, impulsar el desarrollo artístico y político de esta vigorosa generación de artistas, sino agruparlos en torno a una concepción pretendidamente revolucionaria pero, en realidad, profundamente conservadora: el llamado "realismo socialista". Pronto, todo aquel que se saliera de las formas estereotipadas del obrerismo estético, o que dejara de lado el puro realismo para explorar nuevas formas pictóricas (la esencia de la vanguardia artística), fue estigmatizado -como mínimo- como "no revolucionario", lo que generó una perjudicial división entre los artistas y encorsetó al movimiento del nuevo realismo, que pronto quedaría desactivado. Quedan testimonios, en esta muestra, de lo que fue ese pujante movimiento artístico, sus búsquedas, sus estéticas; incluso en obras de Antonio Berni, que muchos años después iniciaría nuevas experimentaciones, ya consagrado, pero revitalizado por la explosión artística de los '60, en los años del pop, del Di Tella. Sin embargo, Berni nunca dejó de ser un estalinista, lo que lo condujo incluso, en plena dictadura de Videla, a estrechar lazos políticos con el genocida Massera. El mismo estalinismo llevó también a otro de estos grandes artistas del siglo XX, el ya nombrado Siqueiros, a intentar asesinar, junto a otros hombres, metralleta en mano, a León Trotsky, en un acto extremo de cobardía terrorista, en la casa de Coyoacán del revolucionario ruso, que había sido sentenciado por Stalin. Ya lo dijimos: una exposición vale por lo que muestra, pero también por las historias que sus obras permiten contar.

Ernesto Thuta

Compartir

Comentarios