fbnoscript
10 de septiembre de 2015 | #1380

Ante la memoria y balance del Sadem

Una importante delegación de Músicos Organizados (MO) asistió a la asamblea anual nacional del Sindicato Argentino de Músicos para denunciar la Memoria presentada. Compartimos los aspectos centrales del pronunciamiento que expuso Adriana de los Santos, candidata a presidenta por la Lista Naranja Músicos Organizados.
 
La memoria menciona como "éxitos importantes" una sucesión de reuniones nacionales e internacionales de la directiva. Pero admite que el año 2014 termina con una derrota para nuestro gremio: cincuenta músicos de la orquesta Estable de la Radio y Televisión Pública (RTP) quedaron sin trabajo. Esa derrota contó con la abierta complicidad del Ministerio de Trabajo y el gobierno nacional, que no son denunciados como responsables de esos despidos masivos. MO impulsa una Coordinadora de Orquestas para fortalecer la lucha por la restitución de los músicos de la RTA y de todos los organismos que sufren este tipo de atropellos por parte del Estado.
 
Para la secretaria general, los acuerdos paritarios con mejoras salariales generan resistencia de las empresas, que tratan de establecer acuerdos en negro. No son los aumentos los que generan trabajo en negro, sino la completa impunidad con la que operan las patronales del espectáculo, con complicidad estatal. No hemos visto ninguna denuncia del sindicato a la Afip y ante el Ministerio de Trabajo sobre ellas. MO considera que la lucha contra el trabajo en negro sólo puede triunfar como parte de una campaña pública contra las patronales que incumplen los contratos de trabajo. Desde MO venimos reclamando, desde la última asamblea ordinaria, asambleas extraordinarias, periódicas y por región, para llevar adelante un plan de acción contra la precariedad laboral.
Pretendemos valernos del sindicato para enfrentar de manera unificada los aprietes de la policía y las mafias paraestatales contra los músicos de la calle, o ambulantes, derogando los códigos privatistas y represivos del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
 
Queremos tener que dejar de pagar para tocar, dejar de tocar a la gorra y que se respeten los convenios colectivos para lograr que todos los músicos cobren por su trabajo.
Necesitamos un Sadem con delegados paritarios votados y una comisión fiscalizadora independiente que controle los espacios privados, para que estos le paguen a los músicos y respeten las normas de seguridad que son violadas cotidianamente.
 
Para MO se hace imprescindible la creación de una ley por un Circuito de Música en Vivo que garantice nuevas fuentes de trabajo, con un presupuesto estatal que financie el cachet, el back-line, sonido y demás requerimientos; que se realice durante todo el año en centros culturales, plazas, parques y todos los espacios públicos disponibles. Pero que sean los músicos quienes lo controlen, con sus respectivas asambleas y comisiones.
 
La obra social del Sadem está en una absoluta crisis. No se ha logrado una asociación de cobertura de las obras sociales con sindicatos mayores. Hoy el sindicato está fuera del fondo solidario y -en palabras de la propia Memoria- "en situación acuciante". 
 
El balance final de los números de la organización arroja como conclusión un sindicato deficitario, sin fuerzas para la acción gremial, que no tiene atisbo de autocrítica alguna. Desde Músicos Organizados creemos que el Sadem necesita una nueva dirección.
 
Músicos Organizados defiende las banderas de la democracia sindical y de un sindicato independiente del Estado y de los empresarios, el cual necesitamos más que nunca para defender lo que amamos, nuestro trabajo: la música.

Compartir

Comentarios