fbnoscript
17 de diciembre de 2015 | #1394

Para defender el documental independiente

El diputado Pablo López presentó el proyecto de ley de defensa del fomento de la producción del cine documental independiente sin requerimiento de antecedentes previos. El proyecto expresa el conjunto de reclamos que desde hace años levantamos los documentalistas.
 
El notable incremento de la producción de cine documental independiente de los últimos años “no fue magia”, sino que obedeció al resultado de la lucha del sector más dinámico de los realizadores cinematográficos, los documentalistas.
 
Al gobierno que luego cacareó sobre la libertad de expresión, en 2007, los documentalistas le habíamos arrancado con la lucha -un año de movilizaciones- el derecho a producir con un fomento estatal, sin requerimiento de antecedentes previos y con un jurado conformado por representantes electos por sus asociaciones.
 
A partir de aquel año, la producción de documentales representa la mitad del cine realizado en el país. La conformación de jurados no designados por la gestión del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) constituyó una garantía para la libertad de expresión, que hizo posible la realización de obras de potente denuncia del régimen social como “La cáscara rota”, “Seré millones”, “Memoria para reincidentes”, “40 balas. El caso Fischer-Bufano” o “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?”.
 
Tras el estreno de la película de Mariano, una resolución del INCAA atacó esta vía de fomento tratando de restringir sus libertades. En un arrebato censor, la gestión de Liliana Mazure pretendió crear un comité de control de correspondencia entre los proyectos presentados y las películas terminadas -una barbaridad para un género que trabaja con la historia viva- y retiró la autonomía de la conformación de los comité de jurados que evalúan los proyectos.
 
Los documentalistas volvimos a las calles y paramos la ofensiva, pero nuestras conquistas quedaron en una situación absolutamente precaria. Los montos de la vía de fomento conservan un atraso relativo producto de años de congelamiento que le impuso la gestión Mazure. La elección de los jurados que evalúan los proyectos, que aún la realizan las asociaciones, no está garantizada en la letra de la resolución de la gestión saliente. Y, por último, el INCAA nunca atendió el reclamo de un apoyo a la difusión y exhibición de estos materiales, que deja morir en dos semanas de cartel en el Gaumont.
 
El triunfo de Macri y el recambio de autoridades en el INCAA puso de relieve la precariedad de nuestra conquista -que ya estaba expresada en la gestión kirchnerista, que la atacó, pero sin lograr condiciones políticas para liquidarla.
 
Mientras el kirchnerismo organiza cadenas de rezos sin contenido para evitar que Martín Seefeld (el actor de “Los simuladores”) se quede con el sillón del INCAA, el proyecto presentado por Pablo López conjuga todos los reclamos concretos que los documentalistas levantamos en los últimos años. Constituye una herramienta de reagrupamiento para la defensa de una conquista frente a una nueva gestión, pero, a su vez, contiene la satisfacción de los reclamos negados por la gestión K.
 
Lanzamos una gran campaña de apoyos entre realizadores, intelectuales, artistas, organizaciones sociales culturales y políticas, y nos ponemos en pie para defender las conquistas de los documentalistas independientes.
 
Sumá tu adhesión en: 
https://goo.gl/ekVBYC

Compartir

Comentarios