fbnoscript
11 de abril de 2016

INSTITUTO NACIONAL DEL TEATRO

Santa Fe: victoria de los teatristas autoconvocados

Ante la decisión de cerrar la oficina del Instituto Nacional del Teatro (INT) de la ciudad de Santa Fe y de no renovar el contrato de Mirian Contreras (administrativa desde hace ocho años) la comunidad teatral de la ciudad y la región se movilizó masivamente. 

La precariedad laboral de Mirian (tenía un contrato de locación para facturar su salario) es la punta del iceberg de las innumerables irregularidades que conviven en el organismo, donde la malversación de fondos es moneda corriente. La guerra de camarillas internas por el control de esos fondos es el trasfondo de todo.   

El nuevo director ejecutivo del INT, Marcelo Alassino (que viene del riñón del ¿K?  Omar Perotti), pretende enfrentar a las camarillas con métodos más ruines. Desconociendo los Concejos de dirección del organismo, aplicó un decretazo para cerrar la Sub-Delegación de Santa Fe capital. 

La respuesta de los teatristas fue contundente. Se generó una autoconvocatoria multitudinaria y se movilizaron más de 300 artistas de la ciudad. El gobierno local del intendente José Manuel Corral (la pata PRO del radicalismo en el Frente Cívico y Social) se vio obligado a dar una respuesta y mostró la precariedad de los acuerdos con el gobierno nacional. 

La  gran movilización llevó al gobierno local a tirar un salvavidas a Alassino. Firmaron un acta acuerdo de reapertura de la sede y la Secretaría de Cultura de Santa Fe se va a hacer cargo del sueldo de la administrativa por unos meses, aunque sin dar garantías de continuidad. Este acuerdo fue presentado en una reunión ante los autoconvocados, que lo criticaron fuertemente y terminó en un escándalo, entre funcionarios, ex funcionarios y los artistas autoconvocados. 

Alassino no pudo en ningún momento dar garantías de la continuidad laboral de Mirian, con el argumento de revisar las irregularidades dejadas por la gestión anterior. Justificó el ajuste y muchos actores calificaron al acuerdo como una maniobra para calmar las aguas y un retroceso en materia cultural en la región. 

La reapertura de la sub-delegación y la contratación de la compañera es una victoria de la lucha que movilizó a la comunidad teatral y artística en general. Sin embargo, la continuidad de la asamblea autoconvocada es más necesaria que nunca para lograr el pase a planta permanente de la compañera. 

Fotografías: Aime Luna

En esta nota:

Compartir

Comentarios