fbnoscript
13 de mayo de 2016

Abajo la clausura del Centro Cultural León León

Por Corresponsal
Frente de Artistas - Partido Obrero

El Centro Cultural León León, puesto en marcha por el Frente de Artistas del Partido Obrero, fue clausurado este viernes 6 de mayo por inspectores del gobierno porteño mientras estaba funcionando la Jam de Jazz.

Un equipo de inspectores y policías de la Federal se presentaron con claras intenciones de poner la faja… ¿por qué? Porque no era la primera vez que nos controlaban y, sin embargo, nunca antes nos habían pedido las cosas por las cuales ahora parecía inaceptable seguir abiertos. 

La inexistencia de una constancia de inscripción de generadores de aceites vegetales "Avus" (!!!) y la falta de una programación anual de shows en vivo fueron algunas de las ‘irregularidades’ que nos marcaron y que, desde ya, no comprometían la seguridad de los visitantes o quienes militan en el local. Se trata del mismo gobierno que no controló Time Warp.

Tras la masacre en Costa Salguero durante la fiesta de Time Warp, que se cobró la vida de cinco jóvenes, la gestión de Horacio Rodríguez Larreta busca maquillar con “operativos” su responsabilidad, ya que las muertes son consecuencia de una zona liberada para el lucro privado de las drogas de diseño. Hubo complicidad de las fuerzas de seguridad y los organismos de inspección con el empresariado. Y todo esto puso al descubierto que el narcotráfico está amparado por el Estado y no tiene problemas en poner en riesgo la vida de la juventud.

El gobierno de la Ciudad, en lugar de comparecer ante la Legislatura porteña, prefirió presentar batalla frente a la opinión pública mediante un operativo de encubrimiento. Primero intentó prohibir las fiestas y bailes en su territorio. Pero esta medida fue desarticulada el mismo día por la presión de los empresarios del rubro. Ahora, decide apretar a los centros culturales sin finalidades comerciales, incluso luego de que un juez (parte del mismo Estado) denunciara que los controles de los organismos en cuestión son “arbitrarios e ilegítimos”.

Denunciamos que el gobierno de la Ciudad, que es responsable de la muerte de los jóvenes en favor del lucro narco-empresarial, avanza contra centros culturales como “León León”, “Compadres del Horizonte” o “La casa de Teresa”, entre otros clausurados recientemente.

El propósito es encubrir su complicidad en un negocio criminal, dejando a las claras la continuidad del modelo ibarrista que asesinó a 194 jóvenes en Cromañón, y recaudar por medio de recursos punitivos para abastecer las arcas del Estado porteño en crisis.

Este Estado es el que debe garantizar el funcionamiento y la seguridad de los centros culturales, no quien los ataque, amedrente y clausure.

¡No a la clausura de los espacios dedicados a desarrollar el arte y a la cultura del pueblo trabajador!.

¡Vamos por una gran reapertura del Centro Cultural León León!

Compartir

Comentarios