fbnoscript
30 de septiembre de 2016

Roger Waters, en la cara de Peña Nieto: “Renuncia ya”

Ante casi 60 mil personas, el ex líder de Pink Floyd convirtió su recital en México en una contundente tribuna de denuncia por los más de 28 mil desaparecidos. También cuestionó a Donald Trump.

El jueves 28, ante casi 60 mil personas, se realizó el primero de los tres recitales que dará Roger Waters en la ciudad de México. El músico, fundador de una de las más grandes bandas de rock de la historia, Pink Floyd, convirtió su recital en una instalación artística de denuncia al Estado mexicano por las más de 28 mil personas desaparecidas, muchas de ellas durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, en el marco de la llamada “guerra contra el narcotráfico” que militarizó el país.

"Renuncia ya", en referencia a Peña Nieto, fue una de las consignas que se leyó en la pantalla gigante al ritmo de la canción "Mother", clásico del disco The Wall. El cerdo inflable, que se ha vuelto un ícono de Pink Floyd desde 1977, se paseó por el campo con las leyendas “Fue el Estado”, “Nos faltan 43” y “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, en alusión a los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Waters también le apuntó a Donald Trump. La canción "Pigs (Three Different Ones)”, del disco Animals, fue el telón de fondo para poner en la pantalla imágenes del candidato republicano sobre un cerdo. "Trump, eres un pendejo", señaló en ese momento una gran leyenda en la pantalla cuando el cantante y se disponía a interpretar "Another Brick in the Wall Part II" (“Otro ladrillo en la pared”). En otro tramo agregó: "No queremos ese pinche muro que te separe de tu hermano, madre y todos nosotros".

“La última vez que toqué aquí en el Foro Sol, conocí a unas familias de los jóvenes desaparecidos de México. Sus lágrimas se hicieron mías, pero las lágrimas no traerán de vuelta a sus hijos. Señor Presidente, más de 28 mil hombres, mujeres, niñas y niños han desaparecido. Muchos de ellos durante su mandato, desde el 2012. ¿Dónde están? ¿Qué les pasó? El no saber es el castigo más cruel. Recuerde que toda vida humana es sagrada; no sólo la de sus amigos. Señor Presidente, la gente está lista para un nuevo comienzo. Es hora de derribar el muro de privilegios que divide a los ricos de los pobres, sus políticas han fallado. La guerra no es la solución. Escuche a su gente, señor presidente. Los ojos del mundo lo están observando”, expresó Waters.
El mensaje y los videos del recital tomado por los celulares se viralizaron inmediatamente. Ahora Waters prepara, como cierre de su gira, un recital gratuito en el Zócalo, centro político de la capital mexicana. Allí tuvieron lugar, semanas atrás, grandes manifestaciones de repudio a la masacre de docentes que luchan contra la reforma educativa, ocurrida en el estado de Oaxaca. Peña Nieto motorizó el Pacto por México (PAN-PRI-PRD), que impulsa las reformas privatistas instigadas por el imperialismo yanqui en las telecomunicaciones, el petróleo y la educación. Un piquete de apoyo a los maestros que luchan contra la reforma educativa reaccionaria fue masacrado en agosto por las fuerzas policiales, con un saldo de ocho muertos y el posterior asesinato del periodista que denunció los hechos.

El compromiso de Waters con la defensa de los derechos humanos y contra la guerra data de varias décadas atrás. En 1982, dedicó The final cut, el último álbum de Pink Floyd que contó su participación –y dirección–, a denunciar la guerra de Malvinas. En junio de 2015, en referencia a la cuestión Palestina, publicó una extensa carta en la que les pidió Gilberto Gil y a Caetano Veloso que no tocaran en Israel: “Hasta que esto termine, hasta que todos los pueblos sean libres, vamos a dejar nuestra marca en la arena. Hay una línea que no cruzaremos, no vamos a ser animadores en la corte del rey tirano”, escribió.
Ovacionado, Waters tocó durante dos horas y media los clásicos de Pink Floyd: con su extraordinaria música y su arte multimedia compuso una tribuna de denuncia contra la masacre en México.

 

Compartir

Comentarios