fbnoscript
25 de noviembre de 2017

F.C. United : no todo está en venta

Solo para hinchas (IV)
En el 2005, en Inglaterra, meca del fútbol-negocio, los hinchas del Manchester United, desencantados con el arribo del magnate estadounidense Malcolm Glazer, que compró el club sin poner un peso a través de créditos bancarios que cargó a la propia institución, abandonaron un día Old Trafford cantando: "Glazer, wherever you may be, you bought Old Trafford but you can't buy me" (Glazer, dondequiera que estés, compraste Old Trafford pero no me podrás comprar a mí).
 
Así nació por primera vez en la historia del fútbol inglés un desprendimiento del poderoso Manchester United y el surgimiento del FC United, un nuevo club creado por un grupo de hinchas que decidieron fundar un equipo paralelo que mantuviese la esencia y los valores de un club que les pertenecía desde  finales del siglo XIX.
 
Damian Chadwick, uno de los que impulsó ese movimiento de hinchas arrojó una frase que en el futuro del fútbol mundial posiblemente dará que hablar: "Tres mil ochocientas personas nos unimos para mostrarle al mundo que las cosas en el fútbol moderno pueden hacerse de una forma diferente”.
 
Esos hinchas, cuando fundaron el FC United lo hicieron propiedad en partes iguales. Hoy en día 3891 socios aportan al club el dinero que cada uno puede.
 
Los socios adhirieron a un programa básico donde el Consejo de Administración será elegido democráticamente por sus miembros. Las decisiones adoptadas se resolverán como “un miembro, un voto”. El club desarrollará fuertes vínculos con la comunidad local no discriminando a nadie.
 
El club hará todo lo posible para que los precios de las entradas a los partidos sean lo más accesibles y, además, reafirmarán que la  institución va a seguir siendo una organización sin fines de lucro.
 
25 años más tarde, cuando  ya casi no quedaban rastros de la experiencia autogestionaria brasileña de los ´80, los hinchas del FC United tomaron el programa de la Democracia Corinthiana de Sócrates y sus compañeros. (Ver nota pasada).
 
En diez años, el humildísimo FC United, creció y creció, subió cuatro categorías e inauguró, 10 años más tarde, en  el 2015, el Broadhurst Park, un estadio de casi 9 millones de dólares en las afueras de Manchester, y ha optado por integrarse decididamente en la comunidad que le rodea como antaño lo hicieron los viejos clubes ingleses.
 
"Destinamos un porcentaje de todos nuestros beneficios para proyectos sociales, ayudar a las familias y apostar por los chicos y chicas de la zona”.
 
Recientemente, el FC United fue reconocido por la fundación inglesa “El Salario Digno” como el primer equipo de fútbol de todas las ligas que se ha inscripto en el programa. El compromiso del “Salario Digno” hace posible que todos los que trabajen para el FC United, independientemente de ser empleados fijos o contratistas de terceros y proveedores; reciban un mínimo salario por hora de £7.65, que es notablemente más alto que el salario mínimo nacional de £6.50.
 
En el comienzo y final de cada temporada, el United ha instituido el día del abrigo y la noche de Navidad.
 
El United dedica el primer partido del año a ayudar a los más necesitados. La campaña está dirigida especialmente a las personas sin hogar que en invierno sufren el duro frío en la calle. Para ellos, el club recoge abrigos y zapatos que ya no sirven a sus aficionados para repartirlos entre los más vulnerables de la ciudad.
 
El año pasado el impacto de los fríos meses de invierno del noroeste se llevó la vida de una persona cada media hora. En esa región, se produjeron unas 6.000 muertes por la escasez de combustible, la falta de vivienda y la indigencia. Por ello, los “rojos rebeldes” se han volcado a luchar contra esa cifra que muestra la gran brecha social en la segunda zona más poblada de Inglaterra. En el último partido antes de cada Navidad, el United organiza una fiesta para los indigentes, con comida, duchas y la entrada respectiva, que se ha trasformado en un hecho social en Manchester.
 
El FC United representa a una afición indignada, alternativa, que dejó de lado a uno de los clubes más poderosos y ricos del mundo, que se codea con los grandes equipos a nivel mundial, donde juegan algunos de los mejores futbolistas del mundo, por ser fieles a unos ideales culturales e históricos.
 
Su constitución es la primera gran  cachetada a las sociedades anónimas que hoy dirigen grandes clubes del mundo, pero también es un serio intento de que los hinchas jueguen un papel decisivo en la vida de los clubes.
 
Los del FC United, que también siguen siendo hinchas del viejo club, cuando dedican cada domingo una canción critica al yankee que compró el Manchester United están diciéndole al mundo del fútbol : ¡No todo está en venta!
 
Hasta la próxima.

En esta nota:

Compartir

Comentarios