fbnoscript
11 de julio de 2018

Nueva y multitudinaria concentración contra la criminalización del arte callejero

Gran movilización contra la reforma al código contravencional que quiere aplicar el gobierno de Rodríguez Larreta.
Por Ricardo Goldín Músicos Organizados

Fotos: Ojo Obrero Fotografía

Si el pasado martes 3 de julio había sido una contundente demostración de miles de músicos y artistas ante la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires contra la reforma al Código Contravencional que criminaliza el arte callejero, este martes 10 la superó: más de 15.000 manifestantes desbordaron la calle Perú desde Avenida de Mayo hasta Diagonal Sur, y la Diagonal Sur colmada hasta Bolívar.


Estas inmensas movilizaciones ya han trastocado lo que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta creía que iba a ser una rápida aprobación de su proyecto de ley: se postergó su presentación y votación en las sesiones legislativas, quedando actualmente demorada en comisión de Justicia.

Mientras se desarrollaba la concentración, adentro de esa comisión intervino Adriana de los Santos, referente de Músicos Organizados, cuestionando no solo las disposiciones que atañen a los artistas sino también a demás trabajadores de la calle, transmitiendo “nuestra solidaridad con aquellos que producto de este régimen sufren un castigo múltiple: no tener trabajo formal, estar a merced en muchos casos de mafias que los explotan en la calle y ahora, reforma mediante, de la brutal persecución y represión del gobierno”. De los Santos denunció que la “criminalización de los artistas callejeros es parte de un proyecto mayor del gobierno y sus aliados: el vendedor serial de inmuebles públicos quiere privatizar también la calle, para desarrollar sus negocios” y marcó que el gobierno “privilegia negocios privados, como el alquiler del Teatro Colón al mejor postor, cierra y desmantela centros culturales estatales donde podríamos trabajar y desarrollar nuestro arte, desmantela orquestas y organismos artísticos y ahora quiere echarnos de las calles”.

Las calles aledañas a la Legislatura desbordaban de artistas callejeros, con múltiples expresiones artísticas y demostraciones de repudio a su criminalización.

Una seguidilla de diferentes músicos y bailarines se hicieron presentes mientras las compañeras candomberas contaban desde el escenario todas las luchas del movimiento afrocultural. La reconocida banda de cumbia, La Delio Valdez, hizo vibrar y bailar a toda la calle Perú con sus tremendas canciones trayendo su apoyo solidario. La murga La Escala de Remedios con sus letras combativas le puso color al cierre de esta jornada que terminó con la Llamada Autoconvocada de Candomberos que inundó de tambores toda la calle.

El escenario montado por Músicos Organizados sobre la calle Perú fue punto de encuentro de músicos y artistas de diversos estilos y procedencias. Comenzó el grupo Cien Locos con sus canciones latinoamericanas; siguió el dúo de Martín Sued y Hernán Jacinto; y luego la cantante Ana Clara Moltoni destacó los primeros logros de las movilizaciones.
Músicos Organizados reivindica el método de lucha en las calles –con el que se logró la media sanción del aborto legal, seguro y gratuito- como método para defender nuestro derecho a trabajar y a expresarnos, y convoca a concentrar en la Legislatura en el reinicio de las sesiones legislativas, el jueves 2 de Agosto a las 11 horas. Vamos a otra enorme movilización para derrotar esta reforma reaccionaria de Larreta.
 

Intervención de Adriana de los Santos en la Comisión de Justicia
Antes de referirme al tema que me compete como música, quiero expresar mi repudio a esta reforma en general, que criminaliza a artistas callejeros y trabajadores de la calle. Mi solidaridad con aquellos que producto de la situación laboral que nos somete este régimen sufren un múltiple castigo, el de no tener trabajo formal, el de estar a merced en muchos casos de mafias que los explotan en la calle y ahora, reforma mediante, de la brutal persecución y represión del gobierno.
 

Como música, primero quiero expresar mi estupor por estas reformas donde se considera “ruido molesto” a la música. Podríamos debatir sobre lo que es ruido y que significa “molesto”, pero lo que esta reforma da de manera taxativa es el poder de calificar que es “ruido molesto” a las fuerzas represivas, a la policía, que sin denuncia mediante pueden actuar. ¡Un disparate! Y esa arbitraria opinión deriva directamente en el accionar represivo de la policía, deteniendo, decomisando instrumentos y ejecutando multas y cárcel para músicos y artistas.
 

El ajuste anunciado es brutal, lo proclama el mismo gobierno, los músicos vemos como nuestra situación laboral empeora, cómo nuestras condiciones de trabajo se precarizan cada vez más y cuando la calle muchas veces es nuestra única opción de trabajo, la respuesta del gobierno es la represión. Ante esta situación agobiante, los músicos y artistas decimos ¡basta! La multitudinaria movilización del martes pasado y la que haremos hoy es una muestra inequívoca de que no cejaremos hasta conseguir nuestros derechos a expresarnos y trabajar como artistas en la calle.
 

Este plan de criminalización de los artistas callejeros es parte de un proyecto mayor de este gobierno y sus aliados: el de privatizar los espacios públicos. El vendedor serial de inmuebles públicos quiere privatizar también la calle, para desarrollar sus negocios.
 

Privilegia negocios privados, como el alquiler del Colón al mejor postor, cierra y desmantela centros culturales estatales donde podríamos trabajar y desarrollar nuestro arte, desmantela orquestas y organismos artísticos y ahora quiere echarnos de las calles.
 

A estos señores les decimos, la calle es nuestro mayor escenario, no solo para ofrecer nuestro arte, también para luchar por nuestros derechos. ¡Nunca podrán echarnos de lo que es parte de nuestra vida como artistas!
Por todo esto, y mucho más, me opongo a esta reforma que criminaliza a los artistas callejeros.

 



 

 

Compartir

Comentarios