fbnoscript
11 de noviembre de 2018

“Si los cerdos gobiernan el mundo, ´fuck the pigs´”

Roger Waters en La Plata.

A pesar de las lluvias, y de una ciudad semi inundada, La Plata recibió a Roger Waters en el marco de su gira “Us + Them". Además de su reciente disco Is This The Life We Really Want?, Waters repasó discos clásicos de Pink Floyd como The Dark Side Of the Moon, Animals, Wish You Were Here y The Wall.

El recital fue una extraordinaria puesta en escena audiovisual y destacado sonido, pero además un himno a la denuncia y un llamado a resistir y a luchar para terminar con las calamidades del mundo.

Mientras sonaban sus canciones más legendarias, Roger levantó cada una de las voces de los oprimidos e injusticias sociales, comprometido en cada una de las causas y convocando mientras tocaban “Another brick in the wall”, a los niñes integrantes de los programas de coros y orquestas infantiles que padecen el ajuste del gobierno.

Roger alzó su voz y un pedido en alto a las guerras del mundo que matan a nuestres niñes, a los refugiados, y llamó a proteger y cuidar a cada uno de las infancias; alzó la bandera mapuche, y llamó a resistir los muros y balas de los Estados neo fascistas: en contra de Trump, Netanyahu, Le Pen, Bolsonaro.

Roger les cantó a los caídos de Malvinas –precisamente el último álbum de Pink Floyd con Waters, The Final Cut, hace referencia a la guerra del Atlántico Sur– y a sus madres; también les cantó a las Madres de Plaza de Mayo. La lucha y el compromiso –incuestionable– de Waters con los desaparecidos tiene una fuerte impronta por su historia de vida: perdió a su padre durante la Segunda Guerra Mundial cuando tenía 5 meses y el cuerpo jamás fue encontrado.

En el tramo final del concierto, Roger le pidió a una de las cantantes del coro que le anudara al cuello el pañuelo verde de la campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. "Todos ustedes saben lo que es esto y saben por qué me lo pongo alrededor del cuello, y es porque apoyo los derechos de la mujer”, dijo, provocando una gran ovación y aplausos de parte de todo el estadio

Antes de cerrar, sin mucho preámbulo, como una sorpresa que descolocó al público, Roger convocó al escenario a León Gieco y juntos cantaron su tema “La Memoria”.

Fue la coronación de un gran show, que no dejó nunca de emocionar con su performance al público, y que llenó de intensa alegría y emociones con sus mensajes de lucha, de resistencia, pero también de amor: “Seamos más humanos”, destacó, “y si el mundo está gobernado por los cerdos, ´fuck the pigs´”

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios