fbnoscript
25 de enero de 2007 | #979

Asamblea del FELCO en Brasil

La organización política del cine militante

La gran particularidad de la construcción del Felco en Brasil fue que se fue dando alrededor de una iniciativa propia en términos claramente políticos, a la que se sumaron en el transcurso del año realizadores de la periferia, de los suburbios, cineclubistas de distintas regiones de la extensa geografía brasilera y militantes sociales y políticos de variadas organizaciones brasileñas (MST, MTST, Psol, entre otros).
 
La Asamblea del Felco en Brasil votó una serie de declaraciones que fueron la conclusión de debates previos sobre la situación latinoamericana y mundial (www.felco.ojoobrero.org).
 
Brasil y Argentina, experiencias agotadas
 
Brasil y la experiencia del PT estuvieron presentes en los debates junto a una importante cantidad de videos que analizan las distintas preocupaciones de la clase obrera brasileña. El film “O espectáculo democrático” compara las campañas electorales de Lula en el curso de los años —que van de fervorosos discursos de “expropiación a los latifundiarios” al “pacto social” con la burguesía—, mostrando un vergonzoso proceso de descomposición política. La película “Por el fin de la tercerización” documenta las condiciones precarias en las que se ven obligados a trabajar los trabajadores contratados por la empresa de servicios eléctricos Cemig. También hubo films sobre las dificultades que enfrentan las fábricas ocupadas por sus trabajadores y otros muchos que muestran las luchas por la tierra y la vivienda.
 
Los movimientos de lucha (sin techo, sin tierra) estaban presentes en las proyecciones y debates. A medida que iban volcando sus apreciaciones, percibíamos que el activismo obrero y popular de Brasil está procesando la etapa de su nefasta experiencia con Lula y se prepara para una lucha frontal contra el gobierno, su partido y el dominio de las estructuras sindicales.
 
La declaración política votada en la asamblea plantea que “los gobiernos de Lula, Kirchner, Bachelet, Tabaré cuentan con el aval del imperialismo para contener a las masas y aplicar los planes capitalistas”. Zé da Marta, dirigente nacional de los Sin tierra de Brasil (MST), explicó que bajo el gobierno Lula, como en ningún otro, se ha avanzado en la concentración de la propiedad de la tierra y concluyó que no habrá reforma agraria sin acabar con el capitalismo, tarea que excede al MST y que precisa de la unidad de la clase obrera. Dirigentes de los Sin Techo plantearon el desafío de “piqueterizar” su movimiento para darle un contenido de lucha contra el Estado. La película “Así es el subte”, del Ojo Obrero de Argentina, fue muy aplaudida y debatida. Incluso quedó planteado el compromiso de los compañeros del Colectivo Felco Brasil de organizar proyecciones con los trabajadores de subterráneos de San Pablo, que enfrentan también los intentos de privatización y tercerización.
 
Mientras transcurría el festival, se desarrollaba una importante lucha por el boleto gratuito en el transporte para los jóvenes, lucha pioneramente triunfante en Salvador (que ahora comienza a desarrollarse en San Pablo), documentada por el film “A Revolta do Buzú”. El costo del pasaje es prohibitivo (más de un dólar) y no deja de aumentar. En una asamblea resolvimos, promediando el festival, sacar un volante en solidaridad con esta lucha y concurrir con nuestros carteles y cámaras.
 
Bolivia y Venezuela, desafíos cruciales
 
La revolución boliviana estuvo constantemente presente en los debates. Varios films, principalmente los del grupo cruceño Videourgente, pusieron sobre el tapete los violentos enfrentamientos que está atravesando Bolivia. Recibimos noticias directas del despliegue fascista de los “jóvenes cruceñistas” en Santa Cruz, donde la oligarquía organizó huelgas de hambre truchas, bandas armadas que recorrían la ciudad atacando a las organizaciones campesinas, a los informadores alternativos y a organizaciones de derechos humanos.
 
Ante esta compleja y radicalizada situación, surgieron planteos de neutralismo en la lucha política. Los representantes de la productora Tercermundo de La Paz colocaban un signo igual entre el gobierno del MAS y la burguesía narcolatifundista (“son diferencias entre dos derechas”). En el debate se destacaron los compañeros de Videourgente, que han registrado valientemente las agresiones que sufren los diferentes movimientos de lucha. Ellos venían de cerrar, con cientos de espectadores, días antes y en la misma plaza principal ahora copada por la derecha, la etapa itinerante del Felco Bolivia.
 
La postura abstencionista con referencia al proceso político fue combatida. No estuvo fuera del debate la ausencia de un partido revolucionario en Bolivia. Finalmente, la Asamblea concluyó votando por unanimidad una declaración de repudio a las persecuciones sufridas por los compañeros y exigiendo al gobierno de Evo Morales que detenga y juzgue a los responsables.
 
Estas conclusiones se volcaron en la declaración política: “En Bolivia, bajo la presión de años de levantamientos por la nacionalización del agua y de los recursos energéticos, el gobierno de Evo Morales, vaciando de contenido los reclamos populares, ha acordado con las petroleras una falsa nacionalización de los hidrocarburos que sólo consiste en la renegociación de los contratos y el aumento de los impuestos. El nacionalismo del MAS es impotente frente al imperialismo y la oligarquía, incluso para defender la unidad territorial boliviana. Por eso la derecha levanta cabeza y, envalentonada por el apoyo imperialista, plantea las autonomías como una forma de enfrentar al proceso revolucionario”.
 
La situación venezolana también fue muy discutida. Nuestra experiencia con el peronismo nos ayudó a explicar mejor el carácter del nacionalismo burgués y su diferencia ‘genética’ con el socialismo. Con un debate que permanece abierto, la Declaración Política planteó que “en los países donde el imperialismo no puede imponer sus propios candidatos y donde los procesos de rebelión de los pueblos están más avanzados, han surgido líderes nacionalistas que proponen un camino ‘antiimperialista’ sin cuestionar al régimen capitalista. Ni siquiera Venezuela, a la que apoyamos frente a cada uno de los ataques de los escuálidos y del imperialismo, se salva de esta caracterización. ¿Puede pensarse un camino hacia el socialismo del siglo XXI sin que sean expropiados los medios de comunicación en manos de los golpistas venezolanos y extranjeros, y los recursos petroleros en manos de las multinacionales Chevron, Exxon, Texaco y Shell?”.
 
Medio Oriente, la impasse imperialista
 
La declaración política caracteriza a la situación mundial como “una época de guerras y revoluciones”, marcada fundamentalmente por “el agotamiento histórico de un régimen social, el capitalismo, que en la profundidad de su crisis arrastra al conjunto del planeta y la humanidad a la barbarie. La rebelión es la respuesta a esta decadencia. El cine militante, así como otras expresiones artísticas, son producto de este estado de rebelión y también parte, ya que son una forma de difundirla y expresarla”.
 
Para abordar la situación internacional fue muy significativa la actividad propuesta por el Instituto de Cultura Arabe. Con los comentarios de Arlene Clemesha, tomamos contacto con valiosos materiales sobre la primera masacre de Qana y el amurallado de Belén y otras ciudades palestinas. La asamblea resolvió apoyar un pronunciamiento que denuncia la catástrofe humanitaria en Gaza, y que plantea: “...el imperialismo no tiene intenciones de cesar en su carrera armamentista y en la extensión de las guerras, invasiones y bloqueos por todo el planeta. Ante la gravedad de este verdadero terrorismo contra los pueblos del mundo y los llamados países del ‘eje del mal’, nos colocamos del lado de Cuba, Palestina, Irak, Haití y todos los pueblos de los países oprimidos”.
 
Medio ambiente
 
El medio ambiente y la entrega de nuestros recursos naturales estuvo representado por varias películas sobre las mineras a cielo abierto y las luchas populares contra la contaminación (de Argentina, de Chile y de Guatemala). En los debates se concluyó en que “Ni Kirchner, accionista de las mineras contaminantes; ni Lula, privatizador de la Amazonia, serán quienes enfrenten la catástrofe ambiental. Asistimos al levantamiento de pueblos enteros contra los emprendimientos contaminantes. Este es el camino para una lucha consecuente contra las multinacionales del saqueo y la contaminación”.
 
Gran expectativa para mayo de 2007
 
Para el Ojo Obrero, que formó parte de una numerosa delegación argentina, la profundización de los debates políticos y los múltiples acuerdos prácticos obtenidos son un gran y firme cimiento para preparar con todo la IV edición del Felco, que se realizará en mayo de 2007 en Argentina. Además, este año, el Felco convoca a otras disciplinas artísticas a participar de los distintos eventos del festival y sumarse así a este esfuerzo por unir en la práctica esa necesaria unidad ética y estética entre el arte y la política revolucionaria.
 
Para fines de 2007 tenemos el desafío de organizar otra edición en Chile, y queremos que en 2008 sea México. Vamos en camino de desarrollar una gran red latinoamericana de producción y exhibición del cine militante en sintonía con la necesidad común de luchar por una salida obrera y socialista a la catástrofe capitalista.

En esta nota:

Compartir

Comentarios