fbnoscript
9 de febrero de 2019

Ska-P: un canto a la rebelión vibró en La Plata

Por Beita

Luego del parate de 5 años de la banda y del último concierto en nuestro país, Ska-P volvió a Argentina en el estacionamiento del Estadio único de La Plata, con el Poder pa´l pueblo y la vuelta de La estampida, que Pulpul le gritó a las casi 20 mil personas que empapadas tras una tormenta intensa esperaban ansiosos la fiesta del baile ska antifascista y combativo. “Estas nubes las mando Macri” agitaba la banda al salir a escena.

Todo el concierto fue, como de costumbre, un canto a la rebelión. Pulpul y Joxemi llevaron toda la noche el pañuelo verde en el cuello, símbolo de la lucha por la legalización del aborto, lucha con total vigencia también en España, de donde es oriunda la banda, ya que se conoció la pretensión de Casado, líder del PP, de derogar la ley de plazos votada en 2010, que habilita la realización de abortos hasta las 14 semanas de gestación.

Como sucediera desde que inició la gira de los vallecanos hace unos meses, una gran foto de Santiago Maldonado copó las pantallas y mientras se escuchaban los abucheos contra Patricia Bullrich, comenzaron a sonar los acordes de Solamente por pensar, canción emblema de los caídos en lucha en manos de los estados policiales que cuenta la historia de Carlos Giuliani, un activista italiano antiglobalización asesinado por la policía en la represión a la contracumbre del G8 en Génova en julio del 2001.

Con varias apariciones durante el show, el bufón de la banda personificó a los poderes opresores. Mientras el Tío Sam jugaba con un mundo en el escenario o el Papa macabro caminaba soberbio al tiempo que Crimen Sollicitationis denunciaba las vejaciones a menores por parte de curas católicos. Por supuesto también estuvo presente el rey, para que los puños se levanten y le griten ni reyes ni amos/ jaque al rey/ ni esclavos ni lacayos. Pero también el bufón fue el borracho que cantaba “no lo volveré a hacer más” hablándole a la resaca, porque Ska p es combate y alegría. “La alegría el día que nos la roben nos habrán robado todo”, sentenciaba Pulpul en una entrevista a Página 12, en la previa del show. 

Así entre grandes clásicos fueron mechando algunos temas de Game Over, el disco que lanzaron en septiembre que le da nombre a la gira. Entre las nuevas canciones, el público se levantó especialmente durante Colores. Una gran bandera del orgullo LGTBIQ ondeaba en el escenario mientras el ska de puños en alto agitaba Por la libertad, por la libertad/ Es fundamental la diversidad/ Ámale, ámala/ Ignora toda religión/ Que no te permita amar/ Ámale, ámala/ Levanta la multicolor/ Viva la diversidad.

 

Las luchas obreras estuvieron presentes para dar paso al Vals del obrero. Orgullosos de estar entre el proletariado, está vez subieron al escenario los compañeros de la cooperativa Madigraf, ex Donnelley, que exigieron que el gobierno “que utiliza el 80% de papel”, les dé trabajo. Varias veces durante los intervalos se escuchaba entre el público el ya clásico “Mauricio Macri la puta que te pario” y los Ska-P recogieron el guante y antes de que suene El gato Lopez, dijeron - hay mucha diferencia entre los gatos, nosotros tenemos uno bueno, ustedes tienen uno malo-.

La previa fue teloneada por Rivales, Kapanga y Cadena perpetua. Y la tormenta que por casi una hora puso en jaque el inicio del show de los vallecanos, finalmente no pudo lograr evitar que comience la estampida.

En esta nota:

Compartir

Comentarios