fbnoscript
15 de agosto de 2019

Acto frente a la embajada de Chile contra los despidos en el Teatro Municipal de Santiago

Por Ramiro
Músicos Organizados

Días atrás Músicos Organizados, la Lista Naranja en el SAdeM, realizó un acto frente a la embajada de Chile en solidaridad con los compañeros del Teatro Municipal de Santiago que están siendo el blanco de despidos y suspensiones en todos los sectores de ese importante teatro. Al mismo tiempo que se realizaba este acto los compañeros chilenos realizaron un acto frente a la Embajada Argentina en la capital del país trasandino, mostrando el agradecimiento y la alianza que hemos forjado a partir de estos hechos. Algo similar a lo ocurrido tiempo atrás con los compañeros del Teatro de la Zarzuela de Madrid y el Teatro Colón, que intercambiaron saludos y muestras de afecto cruzados por la campaña que llevaron adelante en defensa de un teatro de producción propia. 

El ejemplo del Teatro Municipal de Santiago debe ser atendido y observado con atención por lo siguiente. Hasta el momento se han despedido a más de 60 trabajadores  -número que podría aumentar- de diferentes sectores. Cada sector tiene un sindicato -propio del órgano- y por lo tanto las negociaciones se dan de manera separada  y sin una organización central que los nuclee como pudiera ser un sindicato de trabajadores municipales. El sindicato del Coro, el de Técnicos o el del Ballet no cuentan con el apoyo del resto de los trabajadores de la municipalidad. Entonces, las medidas que llevan adelante se encuentran en compartimientos estancos y no pueden profundizarse o generar otro tipo de alcance. Al momento los compañeros no han podido dejar de producir, algo que cambiaría ostensiblemente el carácter de la lucha que se desarrolla. Es importante el desenvolvimiento de los hechos por esto mismo. Las condiciones contractuales en las que los trabajadores chilenos se desenvuelven y más aún, los trabajadores de la cultura, son las que se proponen en una virtual reforma laboral Argentina. 

Recientemente el titular del ex ministerio de cultura, Pablo Avelluto, remarcó el brutal ajuste del cual fue aplicador. “Cuando llegué al Ministerio despedí a 1600 empleados. Y lo hice porque tuve el coraje, la audacia y la voluntad política de hacerlo" (La Nación, 13/8).

El brutal ajuste del que se enorgullece Avelluto es la resultante de una hoja de ruta marcada a fuego por contratos basura o peor aún, contratos por día de los que se valen las mega plataformas de delivery instaladas en el país para generar ganancias a cualquier costo sin reparar siquiera en seguridad. Es necesario analizar y tener en cuenta que los miles de despidos en el sector artístico-cultural fueron posibles por las endebles relaciones laborales que dejó el Kirchenismo en forma de contratos por obra o locación, o eternas plantas transitorias tan frecuentes en el ámbito cultural. Uno de los ejemplos es el del Coro Nacional de Jóvenes (CONAJO)-perteneciente a la cartera nacional- quienes dieron un concierto de inauguración en el CCK para Cristina Fernández, quien tiempo después cumplimentó su mandato sin firmar el pase a planta de los 50 músicos -que hace más de 20 años se encuentran en un limbo contractual-, y que tampoco tienen sede propia como ocurre con la Orquesta Sinfónica Nacional o la Banda Sinfónica de la Ciudad. Esta última transita los ensayos hasta con animales muertos en la precaria sala que utilizan.

Es necesario que los músicos, artistas y trabajadores de la cultura, se organicen contra las reformas planteadas por el FMI y sus gobiernos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios