fbnoscript
28 de agosto de 2019

“Apache”: una radiografía social

El duro contexto de la niñez y adolescencia del jugador Carlos Tévez, en la miniserie dirigida por Adrián Caetano.

Las series de género biopic se han puesto de moda a nivel nacional e internacional. Producciones sobre la vida de Luis Miguel, “El Chapo” Guzmán, Sandro, Monzón ya son un éxito televisivo. Mientras está pronta a estrenarse una serie sobre la vida de Diego Maradona, desde el 16 de agosto se puede ver la miniserie Apache, centrada en Carlos Tévez.

Con la producción de Torneos (los mismos que facturan en el millonario negocio del Pack Futbol por TV Cable junto a Fox y TNT), comprado y subido por la empresa estadounidense de entretenimientos audiovisuales Netflix, Apache en ocho capítulos narra la niñez y adolescencia de uno de los ídolos de Boca Jrs., marcadas por un contexto social atravesado por la pobreza y el crimen.

Fuerte Apache

La serie fue filmada en el barrio Ejército de los Andes, más conocido como Fuerte Apache. Ubicado en el partido bonaerense de 3 de Febrero, fue construido en 1968 por el gobierno militar de Onganía, con el objetivo de reubicar a los habitantes de la Villa 31 (que ya para ese entonces venía en aumento y tenía el ojo de los especuladores inmobiliarios puesto en sus tierras).

Según los realizadores de la serie, el objetivo fue mostrar el entorno violento en el que vivía Carlitos. La revista Noticias señala en este sentido que “como el neorrealismo italiano de la posguerra, los productores echaron mano a los vecinos de Fuerte Apache para que hicieran de extras y la dieran la dosis justa de conurbano que necesita la trama, ya que muchos de los que filmaron durante cinco meses en el Nudo 1 de esta mole de cemento, probablemente jamás hayan salido de Palermo Soho” (24/8).

La producción cuenta con una muy buena actuación protagónica de Balthazar Murillo, que personifica a un joven que en esta ocasión lleva el nombre de Carlos Tévez, pero es reconocible en toda barriada. Un joven cuyo sueño, su “escape” de una realidad de hambre y miseria, residen en la canchita, el potrero de tierra.

Superación personal y varita mágica

El director de la serie, Adrián Caetano, realizador de otras producciones de renombre y calidad como Okupas o El Marginal, resumió su visión al afirmar que “Apache es un fresco de una sociedad sin ley, donde el sálvense quien pueda, donde proteger a los propios y no mucho más, es lo que permite el entorno” (Página 12, 16/8).

Por su parte, en la presentación a los medios el propio Tévez -que gracias a su personalidad y habilidad futbolística logró triunfar en Boca, Corinthians, Manchester City, Juventus y la selección nacional- afirmó que “fui tocado por la varita mágica, porque de no ser por el fútbol, estaría muerto en cana o tirado en la calle por ahí drogado”.

Sucede que -si bien en los medios trascendieron algunas críticas de jóvenes que actualmente viven en los grandes edificios de zona oeste, manifestando que los actores protagonistas no reflejaban la “jerga del barrio”- la serie de Caetano resulta con todo una excelente denuncia social, visible y palpable en todos los barrios marginales, villas y asentamientos.

En un escenario en el que operan las redes de trata, los punteros, las mafias, los narcos y las barras, la posibilidad de una salida personal resulta verdaderamente una excepción sorprendente, que parece revestir carácter mágico –toda una expresión de un régimen social en crisis terminal.

En esta nota:

Compartir

Comentarios