fbnoscript
6 de septiembre de 2019

“Years and Years”: el oscuro futuro de la crisis capitalista

Precarización, tecnologías, guerras y resistencias en los próximos 15 años del mundo, según la nueva serie de HBO.

La nueva apuesta de HBO y la BBC se anima a dejar una imagen escalofriante, sombría y realista de las transformaciones políticas y sociales que podrían tener lugar en el Reino Unido, Europa y el mundo, de imponerse las principales tendencias reaccionarias que anidan en el cuadro de la actual bancarrota mundial.

Desde la óptica de una heterogénea familia británica, la serie Years and Years se propone revelarnos una proyección de los próximos 15 años del mundo, tomando en cuenta las innovaciones tecnológicas, la geopolítica actual y fundamentalmente la crisis mundial.

Con matices del estilo de Black Mirror, la tecnología aparece aquí como un factor que dinamiza las tendencias a la crisis del régimen y a su vez ofrece una nueva visión alienada de la juventud atravesada por nuevos paradigmas y al margen de lo que sucede en la sociedad.

Crisis

Para Years and Years la época estará signada por la bancarrota mundial, la fragmentación de la sociedad y la volatilidad de los régimenes políticos que no alcanzan a satisfacer las necesidad de la población.

La familia protagonista de esta historia (los Lyons) deben recorrer el sinuoso camino de esta crisis y sus contradicciones políticas, que más temprano que tarde los conducirá a la decadencia económica y social.

Banqueros devenidos en trabajadores precarizados (a lo Rappi); profesionales reemplazados por nuevos softwares y tecnologías; trabajadores convertidos en cuentapropistas; hipotecas impagables; confiscación de los ahorros: los Lyons reflejan la tendencia a la proletarización de las clases medias en el marco del derrumbe del capital y su lucha por revalorizarse en las actuales circunstancias.

El agravamiento económico y social se impone como el principal factor de socavamiento de los partidos políticos tradicionales que van perdiendo el apoyo y confianza de la población. Es bajo estas circunstancias que se da la emergencia de la controvertida política independiente Vivienne Rook, quien se valdrá de un discurso desestructurado, disruptivo, audaz y sin filtros ni inhibiciones, para ir creciendo entre un electorado que busca romper con las estructuras de un régimen caduco.

 “Viv” y su partido de “Las cuatro estrellas” se presentan como la nueva cara del fascismo europeo, que se valdrá de la posverdad, las fake news, las manipulaciones políticas, la fragmentación y las tendencias nacionales (Brexit) y la decadencia de las clases medias para hacerse del poder. En esto las similitudes con Donald Trump y particularmente con Boris Johnson son manifiestas.

Guerras

Otro rasgo que destaca la serie son las tendencias a la guerra entre las potencias y Estados capitalistas, impulsadas por la competencia económica y agravadas por la volatilidad de las decisiones en manos de estas nuevas formas políticas. De esta manera, la vida de decenas de miles de personas se verá opacada ante decisiones de última hora y sin consecuencias políticas para el régimen de conjunto, ya que se trata del desvarío de gobiernos de tipo personalistas.

Más allá de esto la serie se centra en la guerra que libran las principales potencias europeas contrala inmigración extranjera, que irá dando un giro desde la recepción hacia a la hostilidad conforme la crisis se agudice.

La austeridad económica trasladada a las principales metrópolis europeas irá colocando el foco de la responsabilidad en los miles de refugiados que huyen de sus países en salvaguarda de su propia vida. Así el mundo parecería convertirse en un lugar sin visado para refugiados, perseguidos políticos y disidencias sexuales, sobre quienes se cargarán las responsabilidades del fracaso del sistema.

El punto más alto de este señalamiento es el tratamiento que el nuevo gobierno del Reino Unido le dará a los refugiados y extranjeros por medio de los campos “Otrora”, que serán verdaderos centros de la muerte.

Y revoluciones

Sin embargo, todo este devenir trágico tendrá su contrapunto en algunas expresiones de resistencia a este viraje decadente de la sociedad, con millones de trabajadores que buscarán ofrecer una respuesta en las calles a estas nuevas circunstancias.

Una de ellas es la que impulsa Edith, miembro de la familia y militante antisistema, que aunque por un momento se mostrará confundida por la personalidad ascendente de Viv, será una de las piezas fundamentales en denunciar la escalada armamentística de las potencias imperialistas, las consecuencias de las acciones de las principales potencias y la política fascista que el nuevo gobierno intenta instalar.

Con esta primera temporada de tan solo seis capítulos, Years and Years nos ofrece una distopía cercana, cuyos horizontes están a la vista de todos, de tal manera que lo expuesto no está tan lejos de nuestra realidad actual. Tiene la virtud de ser un producto de la época, signado por la crisis mundial y por el derrumbe civilizatorio del capitalismo como régimen social.

En esta nota:

Compartir

Comentarios