fbnoscript
7 de septiembre de 2019

Chaco: histórica lucha de los trabajadores del Instituto de Cultura

Bajo la consigna “¡Basta de precarización laboral!”, trabajadorxs del Instituto de Cultura del Chaco (nucleados en ATE) llevaban a cabo -entrando al cuarto día de sus medidas de fuerza- una vigilia dentro de la dependencia central (Arturo Illia 245) de la provincia a la espera de una respuesta satisfactoria por parte del Ejecutivo.

En estado de asamblea permanente, lxs trabajadorxs han votado sostener la permanencia pacífica y el cese de todas las actividades, tanto administrativas como de ejecución y gestión cultural de este organismo del Estado. La permanencia en el edificio garantiza el paro total de actividades en la dependencia central. La participación de los trabajadorxs, tanto de planta como precarizadxs, es muy importante y se vienen realizando jornadas culturales donde diferentes artistas muestran su solidaridad con la lucha. Las organizaciones sociales de la provincia también han acercado su solidaridad.

El paro se hace sentir activamente. Este viernes por la noche, los trabajadores del Teatro y Cine Guido Miranda no dieron sala para la función, y lo mismo hicieron los de la Casa de las Culturas. Una muestra de la determinación de los trabajadores en lucha.

Las medidas vienen superando sistemáticamente el hostigamiento del Presidente del Instituto, que viene hace meses persiguiendo a las delegadas, descontó salarios por días de paro, amenaza con despidos y con el desalojo policial de la sede del Instituto, sin lograr quebrar la determinación combativa de los trabajadores.

En la preparación de la medida, fue clave el método de las asambleas de todos los sectores, las recorridas y charlas con los compañeros para fortalecer el espíritu de lucha. El cuerpo de delegados, de mayoría de la agrupación Naranja, viene realizando esta tarea en forma sistemática y preparando las condiciones para una lucha a fondo por todos los reclamos.

Los reclamos

Las condiciones generales de trabajo son paupérrimas: el salario promedio de lxs trabajadorxs precarizadxs está por debajo la línea de indigencia mientras que el del personal de planta permanente no supera la canasta básica. El método de reclamos “sectoriales” que impuso la burocracia de UPCP (Unión del Personal Civil de la Provincia) abandona la lucha por el básico en nombre de los adicionales, dejando muy atrás en términos salariales a los trabajadores de cultura y otros sectores.

Hay trabajadorxs con más de 15 años de antigüedad, precarizadxs. “Hace unos años atrás se dio un ‘pseudo’ llamado a inscripción por un posible pase a planta, que fue todo una mentira con un sistema fraudulento que no emitía comprobante”, recalcan los trabajadores. El último pase a planta fue en 2013, y en el mismo quedaron afuera 60 trabajadores, varios de los cuales cumplen tareas como precarizados hace más de 10 años. Los trabajadores reclaman el tratamiento y sanción de la Ley del Trabajador de Cultura, que garantiza importantes derechos a los trabajadores. Se reclama el cese de las persecuciones y la devolución del descuento de 2000 pesos de un sueldo de 10.000 a tres compañeras precarizadas que realizan tareas de mantenimiento y limpieza. Dicho descuento fue un acto disciplinario y de clara persecución por parte de las autoridades de Cultura.

Por la victoria

La toma va a seguir todo el fin de semana. El lunes, el gobierno realizó la promesa vaga de garantizar una reunión para tratar los reclamos. Hay que rodear de solidaridad la lucha y llamamos a todos los compañeros de diferentes sectores que vienen movilizados en la provincia a coordinar acciones para imponer el salario igual a la canasta familiar y el pase a planta de los precarizados, reclamos centrales de los trabajadores del Estado en la provincia.

Compartir

Comentarios